Un duro enfrentamiento entre Carabineros y la Fiscalía Nacional es el que se disparó luego de que, el pasado jueves, esta último organismo diera a conocer el cierre de la cuestionada Operación Huracán –por la que se detuvo a ocho comuneros mapuche acusados de una serie de atentados incendiarios, basándose en conversaciones de Whatsapp– y acusó a los primeros de manipular las pruebas en el proceso judicial.

Gonzalo Blu, jefe nacional de la Dirección de Inteligencia Policial de Carabineros (Dipolcar), salió a defender el actuar de la institución y acusó a la Fiscalía de estar “amparando a las personas que atemorizan a otros en La Araucanía”, mientras que durante las primeras horas de este viernes, personal de la PDI llegó hasta las dependencias de Carabineros en Temuco para realizar un allanamiento.

Ante lo anterior, el gobierno no pudo quedar en silencio y la mañana de este viernes, Mahmud Aleuy, subsecretario del Interior y uno de los principales involucrados gubernamentales en los operativos en La Araucanía, señaló que lo anterior se trata de “graves y complejos hechos denunciados” y pidió “no hacer juicios apresurados de esta situación”,

En un escueto punto de prensa, Aleuy recalcó que “no me estoy quedando con ninguna de las dos versiones”, que el gobierno va a solicitar a los canales judiciales y administrativos el máximo de celeridad para esclarecer los hechos, y de este modo, que “no va a tomar palco” de las situaciones.

Finalmente, el subsecretario del Interior reconoció que “si se pruebas estos hechos que se están señalando, el costo institucional será muy alto”, pero agregó que “mientras no avancen las investigaciones, no vamos a tomar ninguna decisión”.