Juana Linconao, la hermana de la machi Francisca Linconao, apareció públicamente este viernes para criticar cómo se ha llevado el proceso judicial del caso Luchsinger Mackay, en la espera del nuevo juicio que se iniciará el próximo 26 de febrero, luego de que la sentencia que absolvió a la machi y otros diez comuneros fuera anulada.

“Los fiscales de Temuco están tomando como chiste este juicio”, afirmó Linconao, quien viajó hasta Santiago para realizar un punto de prensa, reiterar la inocencia de los once imputados, llamar por apoyo para su hermana, y en él además criticó que los fiscales tomen detenidos y luego dejen en libertad constantemente a los imputados. “No sé dónde quieren llegar, por último, quieren matar a mi hermana, porque así lo hacen, de tristeza, de todo”, agregó.

En tanto, Daniela Bustos, vocera de la familia, llamó a “que paren los montajes en Wallmapu” y señaló que “la machi es una mujer de paz, no de guerra, que siempre ha usado los medios legales para luchar lo que es justo”.

“Tanto así que le ganó a los terratenientes, esto es una venganza de los ricos contra nuestro pueblo”, agregó Bustos, quien atribuyó lo anterior al recurso de protección que Francisca Linconao interpuso ante la justicia y con el que “recuperó un cerro, donde hay mucho remedio, que estaba en manos de un latifundista de apellido Taladriz”.

[Lee en El Desconcierto: Emilio Taladriz, el empresario al que la machi Linconao apunta como motivo de su implicación en el caso Luchsinger Mackay]

El proceso judicial aludido se desarrolló en 2008 y el recurso se interpuso contra la Sociedad Palermo “por tala ilegal” de bosques y arbustos, y Bustos recalcó que tanto la Corte de Apelaciones de Temuco como la Corte Suprema le dieron la razón a Linconao y, de este modo, se convirtió en la primera aplicación del convenio OIT 169.

Las declaraciones de Juana Linconao se realizan en medio del escándalo por la Operación Huracán –en que se detuvo a ocho comuneros mapuche entre los que estaba Héctor Llaitul, líder de la CAM–, donde la Fiscalía acusa a Carabineros de armar un montaje en las pruebas que sustentaron el operativo.