A pesar de que dentro de la oposición se contempla la idea de no participar en las próximas elecciones presidenciales -que se celebrarán antes del 30 de abril-, por las condiciones propuestas por el chavismo, la dirigencia de la MUD empezó a trabajar en vista a elegir un nuevo candidato de su coalición que, si fuera el caso, pudiera concurrir en los comicios.

Leopoldo López y Henrique Capriles Radonski, los dos dirigentes más populares y con mayor empatía con lo seguidores de la oposicición, están impedidos de participar en la cita electoral, luego de que el Tribunal Supremo de Justicia prohibiera que la tarjeta de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), que agrupa a la mayoría de los partidos opositores, pueda ser usada en las elecciones presidenciales debido a la doble militancia. “Su conformación obedece a la agrupación de diversas organizaciones políticas ya renovadas y otras pendientes de renovación (…) lo cual contraría abiertamente la prohibición de la doble militancia”, sostuvo el fallo.

En este contexto, toma fuerza el nombre del empresario industrial Lorenzo Mendoza, de 52 años, presidente de Polar, un complejo entramado agroalimentario, que incluye bebidas y cerveza. La candidatura de Mendoza quien para el oficialismo representa la viva encarnación del capitalismo de un adinerado sin raíces populares que heredó una gran fortuna y se dedicó a ensancharla desde una oficina. El chavismo ve a Mendoza como una figura central de ese gremio empresarial que en 2002 intentó arrebatarle el poder a Hugo Chávez con un golpe que resultó fallido. 

Considerado como una de las personas más adineradas de Venezuela, en octubre de 2015 fue acusado por el Gobierno de usurpar las funciones del presidente y traicionar a la patria. Eso, después de que el entonces presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, divulgara la grabación de una conversación telefónica en la que el empresario habla de la posibilidad de que Venezuela acuda a pedir ayuda financiera al Fondo Monetario Internacional (FMI).

Mendoza estudió ingeniería en Nueva York e hizo una maestría en administración de empresas en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, en inglés). Pese a que todavía no ha emitido declaración alguna admitiendo su interés en ingresar a la política, -hasta ahora- tampoco lo ha negado.

Además de Mendoza, dentro de la MUD han salido otros tres nombres que se han propuesto seriamente como candidatos para las elecciones de 2018. Ellos son Henry Ramos Allup, secretario general de Acción Democrática; Henry Falcón, ex gobernador del Estado Lara, al frente del partido Avanzada Progresista; y Andrés Velásquez, máximo líder de la Causa Radical.