Durante las primeras horas de este lunes, el juez de garantía de Temuco, Juan Mauricio Poblete, autorizó la “incautación y registro autorizada” de los celulares y correo de dos oficiales de Inteligencia de Carabineros, en medio de la crisis desatada a partir de la Operación Huracán.

De este modo, el fiscal regional de Aysén, Carlos Palma –quien está a cargo de las indagatorias con respecto a la manipulación de pruebas que habrían realizado funcionarios policiales de esa unidad en el polémico operativo– ahora está autorizado para “el acceso, revisión y extracción de comunicación vía mensajería e información contenida en los aparatos celulares, cuentas personales de correos o whatsapp”, según explica el texto firmado por el juez y que consigna La Tercera.

Los uniformados que tienen la lupa encima suyo son Patricio Marín Lazzo y Leonardo Osses Sandoval, quienes ya han sido cuestionados en ocasiones anteriores por su participación en juicios sobre violencia en la zona.

El caso de Marín es especialmente controversial ya que es sindicado por comunidades mapuche como quien infiltró a Raúl Castro Antipán –en la época en que ejercía como jefe de la sección de Inteligencia de Cautín–, el joven mapuche que reconoció haberse escabullido entre las organizaciones con intereses de reivindicación territorial para entregar información a Carabineros.

De este modo, la autorización del tribunal permitirá que el fiscal pueda establecer, , vía georeferenciación, los lugares en que estuvieron durante el último tiempo los oficiales investigados, así como listado de contactos, registro de llamadas entrantes, salientes, correos electrónicos enviados, recibidos, borradores y eliminados y archivos adjuntos