La situación de la fiebre amarilla en Brasil despertó una auténtica locura en Chile por obtener la vacuna necesaria contra la enfermedad, tras la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para quienes viajarán al país durante sus vacaciones.

El país sudamericano es uno de los destinos favoritos de los chilenos, que han acudido a diversos centros asistenciales buscando la vacuna sin éxito, ya que se encuentra agotada. 

Aunque desde el Gobierno anunciaron que liberarán 3 mil dosis de vacunas de un stock de 15 mil, el resto de las dosis necesarias llegarán en los próximos días. Sin embargo, quienes buscan inocularse antes de viajar acusan bajan disponibilidad.

Por ello, durante el pasado domingo, numerosas personas llegaron hasta la Clínica Tabancura de Vitacura para vacunarse, haciendo fila desde la tarde e incluso pernoctando al exterior del centro asistencial. En tanto, desde la Clínica Las Condes e Indisa han informado que las dosis se encuentran agotadas por el momento y que están a la espera de nueva información sobre un reabastecimiento.

Mientras en algunos establecimientos han señalado que habrá reposición durante la segunda semana de febrero, otros han denunciado que el precio de la vacuna -que habitualmente cuesta $38 mil- ha subido hasta alcanzar los 70 mil pesos.