Durante esta mañana, a través de un comunicado público, el Vaticano informó que el Papa Francisco ordenó investigar los supuestos casos de encubrimiento por los que se acusa al obispo de Osorno, Juan Barros. Esto, tras la polémica y el rechazo que despertó su apoyo al religioso en medio de su visita a Chile.

“El día que me traigan una prueba, voy a hablar. No hay una sola prueba en contra, todo es calumnia”, fueron las palabras del sumo pontífice que provocaron un amplio rechazo hacia su postura, luego de que las víctimas de Fernando Karadima manifestaran que Barros estaba informado de los abusos cometidos.

Sin embargo, algo parece haber cambiado en la postura del Papa tras la baja convocatoria que alcanzaron sus actos públicos en el país: la Santa Sede dio a conocer que Francisco dispuso que el monseñor Charles J. Scicluna llegue al país “para escuchar a quienes han manifestado la voluntad de dar a conocer elementos que poseen”.

Scicluna es arzobispo de Malta y Presidente del Colegio para el examen de los recursos en la Sesión Ordinaria de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

“A propósito de algunas informaciones recientes con respecto al caso de S.E. Mons. Juan de la Cruz Barros Madrid, Obispo de Osorno (Chile), el Santo Padre ha dispuesto que S.E. Mons. Charles J. Scicluna, Arzobispo de Malta y Presidente del Colegio para el examen de los recursos (en materia de delicta graviora) en la Sesión Ordinaria de la Congregación para la Doctrina de la Fe, se desplace a Santiago de Chile para escuchar a quienes han manifestado la voluntad de dar a conocer elementos que poseen”, fue el breve mensaje del Vaticano al respecto.