Un análisis reciente del Centro de Estudios de Opinión Ciudadana (CEOC) de la Universidad de Talca evidenció que, pese al alto nivel de mestizaje entre la población chilena, un 52% cree no tener vínculos con los pueblos originarios.

El trabajo, titulado “Estudio, Prejuicio y Discriminación Racial en Chile” entrevistó a 404 personas entre 18 y 60 años a lo largo del país. Además, mostró que el 73% de los encuestados prefiere denominarse “chileno”, por sobre “mestizo” (24%), o “mapuche”, con apenas un 1,8% de identificación.

A la hora de diferenciar según estrato económico, solo el 11,2% de los entrevistados del nivel ABC1 reconoció su condición de mestizo.

El estudio demostró que la mayoría de los encuestados prefiere alejarse de cualquier vinculación indígena, especialmente si se trata del pueblo mapuche. Esto, porque un 70,7% cree que tener apellido mapuche puede perjudicar su búsqueda de empleo o ascenso en una empresa. 

El racismo queda en evidencia ante la consulta de si Chile posee mayor desarrollo debido a que tiene menos población indígena, con un 66,9% que respondió que sí.

En otras cifras del trabajo, un 51,3% declaró jamás haber compartido una actividad social con integrantes del pueblo mapuche y otro 33,5% reveló que no votaría por una autoridad perteneciente al pueblo originario. Por último, un 57,9% señaló que el pelo rubio es “más distinguido” que el pelo negro.