En una nueva expresión de propuesta comunitaria, tras el éxito de la farmacia y óptica popular que se instalaron en la comuna, Recoleta tiene una nueva propuesta rupturista. Se trata de una inmobiliaria popular, que busca entregar un apoyo a las familias vulnerables.

Según explicó el alcalde Daniel Jadue, en la comuna uno de cada cuatro grupos familiares viven de allegados. Por ello, sentenció que “nuestra municipalidad es la primera que logra postular a 38 subsidios habitacionales para construir departamentos municipales”.

Además, Jadue adelantó que se trata de “un proyecto que dará mucho que hablar por la calidad espacial, arquitectónica y urbana que va a entregar”.

La propuesta consiste en 38 departamentos destinados al arriendo de personas y familias en situación de vulnerabilidad, que no puedan acceder a una vivienda digna. El condominio tendrá cinco pisos de altura y se ubicará en la calle Justicia Social, estimando que será terminado en marzo de 2019.

Los apartamentos tendrán una dimensión de 55 metros cuadrados aproximadamente y contarán con tres dormitorios, living, comedor, cocina, un baño y una bodega.

La iniciativa fue diseñada de manera gratuita por el Premio Nacional de Arquitectura 2002, Juan Sabbagh, quien recalcó que lo entiende como un deber social: “Estamos convencidos que el único camino para transformar Santiago en una ciudad equilibrada, homogénea y que convivan distintos niveles sociales, es que produzca integración y vida urbana”.

Además, señaló que esta iniciativa busca enfrentar los guetos verticales, con una opción de “cómo se puede mejorar la densidad, se puede llevar a vivir más gente a un barrio, pero a baja altura”.

Sobre los valores que tendrán las viviendas, el alcalde de Recoleta explicó que la idea “es que nadie pague el 25% de su ingreso mensual”.