El Gobierno de Irlanda aprobó este lunes la celebración de un referéndum sobre el aborto a finales de mayo, según anunció el primer ministro, Leo Varadkar. La votación permitirá a los irlandeses e irlandesas revisar, por primera vez en 35 años, una de las leyes más estrictas de Europa, que solo permite la interrupción voluntaria del embarazo en los casos en los que la vida de la madre se ve comprometida.

El Consejo de Ministros dio luz verde a la propuesta tras cuatro horas de reunión y bajo la iniciativa del primer ministro, que considera que la prohibición genérica de la interrupción voluntaria del embarazo es demasiado restrictiva. “Este lunes, el gabinete ha dado la aprobación formal para celebrar un referéndum sobre el aborto, que tendrá lugar a final de mayo”, afirmó Varadkar.

Los votantes responderán si desean derogar la octava enmienda de la Constitución, que se aprobó en 1983 y que consagra el derecho a la vida tanto de la madre como del no nacido. Si la población diera su aprobación, esta enmienda se sustituiría por un texto que habilitaría al Parlamento a legislar sobre el aborto.

Según un sondeo publicado el pasado viernes, el primero realizado a nivel nacional sobre el tema, el 56% de los ciudadanos está a favor del derecho al aborto hasta las 12 semanas de gestación, mientras que el 29% de los encuestados se posiciona en contra y el 15% no se decanta ni por una ni por otra opción.

Según el ejecutivo, la fecha exacta de la consulta se conocerá cuando finalicen los debates en el Parlamento.