Durante el pasado viernes, el club Universidad Católica registró la mayor transacción de los últimos cuatro años de Cruzados S.A.D.P. Esto, tras la llegada de los nuevos inversionistas que buscarán aumentar el capital del equipo.

En especial, llamó la atención una compra por 789 millones de pesos de más de 5 millones de acciones, a un precio de 150 pesos cada una. Aunque en un principio intentaron mantener en reserva la identidad del nuevo accionista, desde la cúpula de la UC confirmaron que se trataba de Francisco Lavín Chadwick, hijo de Carlos Eugenio Lavín, formalizado por el caso Penta.

Juan Tagle, presidente del club, manifestó su satisfacción por el arribo del periodista de 36 años, fanático de la UC: “Estamos muy satisfechos de que nuevos inversionistas crean en el proyecto de Cruzados y concurran al aumento de capital que comenzó en 2015 y con el cual se han realizado inversiones para el fortalecimiento del plantel profesional, el fútbol formativo y el mejoramiento de la infraestructura para nuestros deportistas”, dijo.

Además, Lavín ocupará el espacio que dejó en el directorio la salida de Jorge Garcés en diciembre pasado. La inyección de recursos se convierte en la mayor inversión en Cruzados del último tiempo, aunque el dinero no estará destinado al reforzamiento inmediato del plantel, como esperaba gran parte de los hinchas. Más bien, el plan responde a una estrategia de mediano plazo.

Desde el club explicaron que el 60% de lo recaudado en este aumento del capital se destinará a un fondo para los próximos cinco años, con la finalidad de contratar talentos jóvenes y extranjeros. Además, un 35% se destinará a mejorar la infraestructura del fútbol profesional y formativo, mientras que un 5% restante será para potenciar la gestión administrativa de Cruzados.

La compra de acciones concretada por Francisco Lavín corresponde al 6,3% del total de la concesionaria.