El Hospital Sótero del Río lanzó este martes el primer programa formal de atención a personas trans de la Región Metropolitana.

Durante la ceremonia de presentación, el médico y jefe del programa, Dr. José Luis Contreras, se mostró muy agradecido del trabajo que hoy está dando frutos concretos y que, sin duda, dejará una huella en todo el sistema de salud. “Es un programa que responde a necesidades postergadas por muchos años”, expresó y agregó que tanto salud, educación y justicia “tienen que pedirle perdón a las personas trans porque han sido profundamente vulneradas”.

Sobre la continuidad de la iniciativa en el próximo gobierno, indicó que es un mito creer que este se verá afectado. “Tengo plena confianza en que el Dr. Santelices como Ministro de Salud, a quien conozco muy bien, no va a ser un obstáculo”.

El doctor también aprovechó la instancia de llamar a los parlamentarios a informarse sobre la identidad de género para la discusión de la Ley. “Uno tiene que legislar en función de las necesidades de la población. Creo que va a haber una ley de identidad de género, pero es probable que no incorpore las necesidades de los niños, pero nosotros estamos atendiendo niños y los vamos a seguir atendiendo. Los parlamentarios tienen que abrir los ojos, esta es una realidad y no hay vuelta atrás”.

El presidente de Organizando Trans Diversidades (OTD Chile), Michel Riquelme, a quien se le reconoció su apoyo pionero en la formación de éste programa, dijo que “es súper reconfortante ver que el programa avanzó hasta este punto, pues va a ser un ejemplo a seguir para los otros hospitales”. También hizo un llamado a los usuarios y usuarias para que “se informen, lean y hablen con otras personas trans”.

Desde junio de 2017 hasta enero 2018 el equipo multidisciplinario -formado por médicos endocrinólogos, ginecólogos, psicólogos, psiquiatras y asistentes sociales- ha atendido un total de 65 personas trans, con un promedio de edad de 23 años. El 37% de elles han llegado de forma espontánea.

Para el 2018 el programa tiene como objetivo contar con un espacio físico propio, incorporar la atención quirúrgica, hacer talleres grupales y continuar capacitando a los funcionarios y funcionarias.