El “débil” estado de la economía chilena fue un tema recurrente en la prensa durante estos años. Pero las cifras difieren un poco de ese discurso. Hoy, la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF) dio a conocer que los bancos obtuvieron utilidades por unos 3.630 millones de dólares durante el año pasado, lo cual significa un aumento del 11,92% frente a 2016.

Este es el mejor resultado de los últimos años y se basa principalmente en un alza en el margen de intereses de 4,95%, en las comisiones netas de 7,48 % y en el resultado de inversiones en sociedades del 306,42%.

En materia de resultados, el Banco Santander se impuso por sobre el Banco de Chile por un estrecho margen. La entidad española ganó $577.263 millones, $1.250 millones más que la institución ligada a Andrónico Luksic, según recoge el Diario Financiero.

Asimismo, según datos de la SBIF, en doce meses las colocaciones se incrementaron en 2,54%, quedando debajo de la tasa registrada a fines de 2016 que alcanzó a 2,66%. Este hecho fue explicado como un menor aumento de la cartera comercial, a pesar de haberse registrado un alza en la cartera de personas.