El boxeador chileno Cristóbal Yessen, campeón de la Organización de Boxeo del Atlántico (ABO, por sus siglas en inglés) ha vivido una historia difícil. Fue abandonado cuando era solo un bebé y estuvo bajo la tutela del Servicio Nacional de Menores (Sename), recorriendo diversos centros hasta que decidió escaparse. Tenía siete años cuando logró encontrar una familia.

Desde entonces, el deportista ha sellado un compromiso de trabajo permanente con las niñas, niños y jóvenes de diversos hogares del Sename a lo largo del país. Además de competir en el ring, realiza charlas motivaciones, clases gratuitas y cuenta su historia para incentivar a los pequeños a seguir su ejemplo.

“Yo voy a aclarar algo, he recorrido muchos centros de Sename, donde hay jóvenes privados de libertad. He hablado con muchos, jamás he visto a 1 solo q haya robado un banco, defraudado a un país en 30mil millones o implantado pruebas falsas. Los verdaderos delincuentes están libres”, escribió hace unos días en su cuenta de Twitter.

A través de redes sociales, Yessen ha publicado diversos mensajes que llaman a reflexionar sobre la necesidad de apoyar y potenciar a niños, niñas y adolescentes, especialmente a la hora de estimular sus talentos artísticos. Por ello, ha compartido algunas de las obras de los jóvenes internados en un CRC Sename. Entre ellos, un bello poema dedicado a Violeta Parra y un mural en homenaje a la machi Francisca Linconao.