El movimiento #MeToo ha sumado muchas y muchos adherentes en los últimos meses. Han sido muchas las figuras hollywoodenses, y del cine en general, que a raíz de la campaña han denunciado casos de acoso y/o abuso en la industria o han solidarizado con estas acusaciones.

Contrario a esto, el cineasta austriaco Michael Haneke, declaró que este levantamiento se habría convertido en una “caza de brujas”. El también guionista es el realizador de la película ganadora de un Oscar y un Globo de Oro, “Amour” en 2013 y “La Cinta Blanca”, merecedora de una Palma de Oro en el Festival de Cine de Cannes el 2009.

“Me preocupa este nuevo puritanismo, impregnado de odio hacia los hombres, que nos llega en la estela del movimiento #MeToo”, declaró el cineasta al diario austriaco Kurier.

“Como artista, uno empieza a estar confrontado al miedo ante esta cruzada contra cualquier forma de erotismo”, agregó. Igualmente, sostiene que las violaciones o los abusos efectivos deben ser sancionados, “pero esta histeria y las condenas sin proceso a las que asistimos hoy me parecen repugnantes”.

Asimismo, el director argumentó que “El imperio de los sentidos”, filme erótico estrenado en 1976 que contiene “escenas de sexo no estimulado”, no podría grabarse hoy porque “las instituciones de financiación no lo permitirían, anticipando la obediencia a este terror”.