La profesora Jocelyn Morffi denunció un caso de lesbofobia a través de redes sociales: fue despedida de su trabajo en una escuela de Florida tras compartir en Facebook las fotos de su matrimonio con una persona del mismo sexo.

Al retornar al colegio, de creencias católicas, las autoridades le pidieron a Jocelyn que renunciara a su trabajo. Al oponerse, el establecimiento decidió cesar su contrato al día siguiente.

“En su opinión, no soy el tipo correcto de católico por mi elección de pareja”, recalcó Morffi en sus redes, aunque algunos estudiantes del recinto destacaron su labor: “Ella ha hecho una gran contribución a la escuela. Nunca impone sus creencias personales y todo lo hace con amor”, aseguraron en los comentarios.

Cintia Cini, madre de uno de los estudiantes, aseguró que “estamos extremadamente sorprendidos. La tratan como a una criminal, ni siquiera le permitieron sacar sus cosas de su clase”.

Florida no cuenta con una ley estatal que prohíba la discriminación basada en la orientación sexual de una persona. Sin embargo, desde la escuela aseguraron que el despido estaba fundamentado por las “tradiciones de esta institución”.

La docente llevaba siete años enseñando en la escuela: “Este fin de semana, me casé con el amor de mi vida y, lamentablemente, como resultado me despidieron de mi trabajo”, resumió.