Las próximas elecciones en Italia han centrado gran parte de su debate en la política migratoria del país, que en algunos casos ha visto ha visto varias expresiones de racismo. Sin ir más lejos, el pasado sábado el ex candidato a diputado, Luca Traini, disparó en contra de seis personas africanas mientras gritaba “viva Italia”.

Posterior a esto, el político fue detenido y en sus pertenencias se encontró propaganda fascista e incluso un libro escrito por Adolf Hitler. Asimismo, solo hace un par de semanas, el líder de la ultraderecha italiana, Matteo Salvini, había llamado a defender la “raza blanca”, para ahora tratar de explicar el crimen de Traini a raíz de la “inmigración descontrolada que conduce al descontrol social”.

Otro crimen que ha encendido el debate fue el de Pamela Mastropietro, una joven de 18 años que habría sido asesinada luego de comprar drogas a un ciudadano de origen nigeriano. La chica que anteriormente había estado recluida en un centro de rehabilitación fue hallada descuartizada en dos maletas, consignó diario El País.

Cabe destacar que se han detenido a tres personas vinculadas al asesinato de Mastropieto y todas tienen origen africano. En la misma linea, Traini, en sus primeras declaraciones, afirmó que el violento crimen de la joven produjo su actuar en el ataque a los sujetos. Estos hechos han provocado que algunos políticos en campaña aprovechen de lanzar propuestas para controlar la inmigración.

Por su parte, Silvio Berlusconi, tras el tiroteo perpetrado por Traini, anunció que si su coalición es la ganadora de las eleciones expulsará de Italia a más de 600 mil inmigrantes indocumentados. Igualmente, el partido fascista CasaPound, que aspira a entrar al parlamento, se ha sumado a las manifestaciones que exigen un mayor control migratorio.

Desde el Partido Democrático, ligado a la centroizquierda, Matteo Renzi, insistió en que reforzarán la seguridad en Italia y buscarán nuevas estrategias para controlar la inmigración que llega a través del mar mediterráneo.

En el marco de polémico debate, el diario La República realizó una encuesta posterior la muerte de Mastropietro y el ataque de Traini, que reveló que el 71% de los italianos considera que hay una presencia excesiva de extranjeros en el país. Un 31% cree que estos son el principal problema de la nación.

Sobre lo mismo, el 65% de los encuestados evalúa de forma negativa la gestión de los gobiernos del Partido Democrático sobre la crisis migratoria, puesto que en los últimos cinco años más de 600 mil embarcaciones con migrantes han arriba a Italia.

Cabe destacar que ningún político ha tenido algún tipo de acercamiento humanitario hacia las víctimas del tiroteo ejecutado por Traini.