Siguen saliendo antecedentes sobre la Operación Huracán 2, la cuestionada investigación que pretendía dar con los autores de la quema de 29 camiones en San José de la Mariquina ocurrida el 28 de agosto del 2017.

Ayer se desarrolló la audiencia en donde a raíz de este caso se formalizó al “profesor” Álex Smith Leay  y al funcionario de Carabineros, Manuel Riquelme, quienes quedaron con la medida cautelar de firma mensual y arraigo nacional.

Para la investigación de este caso, ambos desarrollaron una aplicación llamada “Tubicación“, que tenía el fin de detectar la ubicación de celulares. Este software supuestamente habría rastreado algunos números de teléfono que se habrían encontrado cerca del lugar donde se desarrolló la quema de los camiones el 28 de agosto.

En la querella presentada por el Consejo de Defensa del Estado (CDE) se consigna la utilización de esta aplicación web. “Se generaron tres reportes de posicionamiento de números de teléfonos móviles donde se ilustran: georreferenciación, datos ingresados conforme a pericia, horarios, día”, detalla el documento.

Tras esto, se pidió información a las empresas telefónicas para ubicar a quiénes pertenecían estos números, y se obtuvieron distintos resultados. Uno de los datos que se obtuvo fue el nombre de “María Emilia Carrillo Reyes”, persona que fue investigada. El problema era que esta persona estaba muerta desde el año 2007.

Al revisar el certificado, se puede verificar que la persona investigada nació el 20 de septiembre de 1910 por tanto el día del atentado habría tenido 107 años, si es que hubiera estado viva.

En el escrito presentado por el CDE también se informa que la aplicación desarrollada por los funcionarios bajo la orden de Carabineros era “falsa”.

Mira el certificado de defunción acá: