Camila Andrade hizo su debut en televisión como parte del elenco del extinto programa de competencias de TVN, “Calle 7”. Desde ese momento, la joven modelo comenzó a abrirse espacio en la pantalla chica ingresando al reality de Canal 13 “Año 0” y luego al espacio juvenil de Chilevisión “Yingo”. El año 2013, la actual conductora de La Red se quedó con la corona del Miss Chile, representando a su país en el Miss Mundo de Indonesia.

Desde su llegada a La Red en 2014, la carrera de Andrade no ha hecho más que ascender, participando de producciones como “Intrusos”, “Mujeres Primero”, “Yo Invito”, “Hola Chile” y “Así Somos”. Este último espacio es el que conduce hace unas semanas, siendo la primera mujer en liderar el clásico espacio del trasnoche del canal privado.

Días después de asumir el desafío de animar el “Así Somos”, la modelo desfiló por la alfombra roja de la gala del Festival de Viña del Mar y en sus manos llevaba una rosa blanca en homenaje a las víctimas de violencia de género en el país. Si bien Andrade reconoce que la iniciativa nació de la periodista Alejandra Valle, ella fue la primera en explicar en pantalla abierta el trasfondo de la protesta, apelando a los femicidios y atropellos constantes al género femenino.

—Fuiste la que dio el mensaje más claro y certero sobre la violencia que afecta a las mujeres. ¿Sientes cercanía con estas luchas y cuál es tu postura frente a estos maltratos simbólicos o físicos?
—Por su puesto que me siento parte, tiene que ver con la empatía hacia las personas que sean visto involucradas en casos de violencia. La gala me pareció una vitrina importante y popular que era un excelente momento de enviar un mensaje claro de forma masiva porque hay mucha gente que espera la gala. Me tocó hablar con Julio César, que no me preguntó por la rosa, pero yo quise decirlo de todas maneras, porque me parece que en la alfombra roja no solamente tienes que hablar de tu vestuario, sino que también tienes que enviar algún tipo de contenido a la gente. Era la oportunidad de referirse, aunque sea un par de segundos, a las injusticias que vivimos como mujeres.

—¿Te declaras feminista?
—Me declaro feminista, absolutamente. Y esto se trata de tener lo mismo, no de ser superior al género masculino, porque hay personas que increíblemente lo piensan. Tiene que ver con equidad salarial, igualdad de trato, mismos puestos de trabajo, mismos derechos, es tan larga la lista de cosas. Tiene que ser una lucha, porque si bien hace 50 años no podíamos votar o no teníamos derecho alguno, hoy tenemos derecho a un montón de cosas y posibilidades, pero no es suficiente.

Un “Así Somos” más evolucionado

Foto: La Cuarta

“Así Somos” es uno de los programas más antiguos de La Red, partió sus transmisiones en 2005 a cargo de Juan Carlos “Pollo” Valdivia y hasta hoy suma decenas de temporadas y panelistas. El espacio, que se caracteriza por abordar temas de actualidad con una mirada lúdica, también ha encarnado en varias ocasiones el machismo y sexismo más burdo de la televisión. Recordado es el episodio en que Valdivia lamió el trasero de Andrea Dellacasa en cámara.

De mano de una linea editorial que ha ido mutando en los últimos años, Camila Andrade se convirtió este 12 de febrero en la primera mujer en 13 años en sentarse en el sillón principal de programa. “Vieron mi trabajo constante desde cerca, hice varios reemplazos y conozco los ritmos del equipo”, explica la modelo.

—¿Cómo recibes tu nuevo rol de conductora de Así Somos?
—Me da felicidad, me siento orgullosa de ser yo quien estuvo en el lugar preciso en el momento indicado. Me alegra mucho que la decisión haya terminado en una conducción femenina. Me encanta que se integre una voz femenina y opinante en los medios de comunicación. Es agradable, es un programa donde la línea editorial ha tenido un vuelco súper importante. Hoy hablamos de política internacional, de cambio climático, de casos de mujeres violentadas. Hablamos de temas que son profundos, pero los exponemos de forma cómoda y relajada. Lo miramos como un show informativo.

—”Así Somos” se caracterizó en algún momento por su constante sexismo y cosificación a la figura femenina. ¿Te enfrentarías a la producción si propusieran este tipo de contenidos?
—No me lo pedirían, porque nosotros abordamos estos temas, asumimos la responsabilidad de trabajar un medio de comunicación y presentarlos de la forma más aterrizada posible. En el caso de que pasara, claro que me enfrentaría a eso y no realizaría nada que me incomodara. El programa antes era otro. No sólo el “Así Somos” era distinto, el humor era distinto, por ejemplo, era mucho más sexista, a ratos misógino, pero hay cosas que se han erradicado, porque entendimos que hay cosas que no se normalizan. Hay que seguir cambiando el lenguaje, hay que tener opinión, y no sólo las mujeres, los hombres también.

En ese sentido, Andrade cree que cualquier prejuicio sobre ella por sus anteriores trabajos en televisión serían ridículos. Hoy siente que se ha ganado su espacio y se siente respaldada tanto por el canal como por el público. “Todos los trabajos que he tenido en mi vida y en mi carrera me han ayudado a ser la mujer que soy hoy, de poder expresarme, tener seguridad y poder decir lo que pienso. Los distintos programas en los que he estado me han nutrido totalmente”, declara.

Una mujer con opinión

Instagram: cmiandrade

Hace unos meses, la actriz Ximena Rivas dejó la teleserie “Perdona Nuestros Pecados” por la gran diferencia de sueldos entre actrices y actores dentro de la producción. La interprete indicó que los motivos de su salida fueron principalmente políticos y no sólo económicos, como se indicó en un inicio.

—¿Has visto esta desigualdad en tu carrera?
—Lo he visto de cerca en la televisión, pero también me gustaría aterrizarlo, porque no solo pasa en el mundo de las teleseries, la conducción, de los artistas. No sólo se trata de luces y cámaras. Se da en todos lados, no solamente en los medios de comunicación. Somos más visibles y podemos poner el tema sobre la mesa, pero esto pasa en la calle, en la realidad. Muy pocas mujeres pueden acceder a puestos de gerentas generales, y cuando lo hacen ganan un 40% o 50% menos que los hombres, eso es una realidad.

—¿Qué opinas sobre la aprobación del aborto en tres causales, una demanda histórica de las mujeres? 
—Yo me puse muy contenta, porque es un antes y un después en la historia de nuestro país. Son años y años debatiendo, discusiones que desde lo más formal se llevaban a la casa. Eso dejó de ser un cuestionamiento y se estableció para poder legislar. Me parece perfecto porque muchas vidas se exponían por hacerlo de forma ilegal, se morían mujeres por hacerse abortos a escondidas y hasta terminaban reprimidas. Era realmente dramático lo que pasaba y era súper tabú, cuando debió haber estado establecido hace mucho tiempo. Por sobre todo hay que velar por la decisión, por el derecho y la vida de la mujer.

—¿Estás a favor del aborto libre?
—Sí, yo siempre he estado de acuerdo. El aborto en tres causales llega a aterrizar todo, a ordenar el gallinero, pero hagámoslo con conciencia.

Hace unas semanas se conoció la determinación de que el popular concurso para elegir el mejor trasero del verano, Miss Reef, dejaría de realizarse. Este hecho generó amplio debate en la televisión, principalmente entre las mujeres, enfrentando las visiones de quienes consideran esta medida exagerada y quienes lo veían como un avance para dejar de ver el cuerpo femenino como un objeto.

—¿Qué piensas sobre que estos concursos se eliminen o se moderen?
—Yo no estoy de acuerdo con eso. Que haya un concurso con mujeres en bikini u hombres en zunga, eso no debería provocar a tirarles piropos o insultos. Las participantes del Miss Reef son mujeres que quieren exhibir su cuerpo porque lo trabajan, se sienten guapas, porque es su trabajo, porque les pagaran o porque quieren simplemente concursar y sentirse minas. También es parte de la vida querer mostrarse sin que te falten el respeto ni te pasen a llevar.