En su domicilio en la comuna de Quinta Normal, el pasado 14 de febrero, murió la adulta mayor trans llamada Paloma. Según acusa una denuncia interpuesta por la organización Traves Chile a la fiscalía, la anciana perdió la vida tras ser golpeada por un vecino identificado como Pablo Andrés Plaza Barra, quien le habría provocado un coágulo que más tarde le causaría la muerte.

Desde la agrupación sostienen que fue un ataque transfóbico y por lo mismo exigen que la Justicia investigue el fallecimiento de Paloma como un homicidio. Como antecedente incluido en la denuncia se encuentra un video de la anciana que indica a Plaza como su agresor, manifestando con la voz quebrada y en su lecho de muerte que el sujeto le propinó un fuerte golpe de puño.

Paloma era una trans reconocida por ser la fundadora de los primeros prostíbulos de la calle San Camilo previo a la dictadura militar. La anciana combatió toda su vida contra los prejuicios y la violencia sistemática hacia la disidencia sexual que se da en las calles y desde la institucionalidad. La adulta mayor de 74 años había superado con creces la expectativa de vida de las personas transgénero que bordea los 35 años.

La causa de muerte corresponde a un accidente cerebro vascular ocasionado por la agresión que recibió Paloma, quien permaneció internada desde el 1 de febrero de 2018, mismo día en que fue atacada. De esta manera, la anciana pasó casi dos semanas en cuidados intensivos, hasta donde llegaron integrantes de Traves Chile a acompañarla. Allí fue cuando Paloma denunció a su vecino de golpearla dentro de su casa.

“Este cobarde asesinato a una compañera trans adulta mayor no puede quedar en la impunidad. Tenemos antecedentes de agresiones y amenazas de vecinos contra Paloma, particularmente del tal Pablo, al que tenemos plenamente identificado”, dijo Silvia Parada de Traves Chile al periodista Víctor Hugo Robles, corresponsal en Chile de Agencia Presentes.

Foto: Traves Chile

“Si no se protesta, nadie nos atiende”

Paloma falleció a los 74 años y desde 2008 recibía apoyo material y emocional de parte de la agrupación. El informe social indica que era soltera, no tenía hijos y tampoco tenía relación con familiares. Sus otras redes de ayuda eran el Programa de Atención Domiciliaria del Adulto Mayor (PADAM) y el Centro de Salud Familiar (CECOF) de Recoleta.

Las activistas de Traves Chile se encuentran preocupadas por el caso y exigen que las autoridades tomen la denuncia con la seguridad que se merece. Hasta hoy la causa no tiene fiscal asignado y el caso permanece caratulado como “Otros hechos”.

Sobre lo mismo, Parada -la denunciante- solicitó con fecha 21 de febrero la carpeta investigativa del caso, petición que fue rechazada por la fiscalía, argumentando que ella no era interviniente en la causa.

“Tendremos que hacer pública la grave denuncia del homicidio de Paloma porque cuando no se protesta ni se demanda a través de acciones, nadie nos atiende”, comentó la integrante de la organización Parada al mismo medio.

La organización agregó que desde el año 2004 se registran más de 14 casos de travestis muertas en situaciones irregulares y que la justicia no ha realizado las investigaciones debidas para aclarar estos hechos. “La impunidad se impone frente a los deseos de justicia”, declaran.