No quedó títere con cabeza. Jorge Barata, el ex hombre fuerte de Odebrecht Perú, declaró en el segundo día del interrogatorio con los fiscales peruanos que se lleva a cabo en Sao Paulo, que la constructora brasilera habría destinado al menos US$2,3 millones para financiar campañas políticas en Perú durante 2011.

Durante la diligencia, Barata aseveró que la constructora entregó dinero a seis políticos peruanos. A saber: los ex presidentes Alan García (US$200.000), Alejandro Toledo (US$600.000) y Ollanta Humala (US$3.000.000); el actual mandatario Pedro Pablo Kuczynski (US$300.000), la ex alcaldesa de Lima Susana Villarán (no se precisa el dinero aportado) y la líder del derechista movimiento Fuerza Popular, Keiko Fujimori (US$1.200.000).

Tras conocerse los trascendidos sobre el presunto aporte de Odebrecht, Keiko negó en reiteradas ocasiones haber recibido alguna contribución con carácter ilícito. El presidente Kuczynski, por su parte, envió un tweet negando tal aporte,convirtiéndose en el primer involucrado en salir a declarar tras lo dicho por Barata.