En una reciente entrevista con The Clinic, Álex Smith, el hombre que fue contratado por Carabineros para realizar labores de inteligencia, hizo sus descargos de forma inédita. En un nuevo escenario, en el que se aprecia un quiebre entre el ingeniero forestal y la institución uniformada, Smith parece haber cambiado su impresión sobre Carabineros y los acusó de haberlo perjudicado.

“Mi vida ha cambiado un cien por ciento, me han crucificado vivo. Yo solamente hice la pega mandada por Carabineros, y en el fondo pienso que descubrimos cosas que no debíamos haber sabido no más”, aseguró.

Smith aseguró que la prensa y las redes sociales lo han responsabilizado directamente: “Y yo solamente hice mi pega. Igual no me arrepiento de nada, fue una bonita experiencia en la institución”, se defendió.

El ingeniero asegura que todos los que trabajan en Inteligencia policial salieron perjudicados, pero nadie como él: “Me han desvinculado de todas las universidades (…) pero las manos y la cabeza siempre están para crear. A veces te ponen cosas en la vida, vallas que hay que saltar”.

Smith detalló el acercamiento que tuvo con la institución: “Primero me preguntaron si me gustaría entrar a la institución. Dije que sí, dentro de los horarios libres, porque yo hacía clases en diurno y vespertino. Ahí partió todo e hice las postulaciones en marzo. Son procesos largos. Igual me dieron puras pegas simples, como determinar de dónde venía un tuit que ofendía al general (Bruno) Villalobos o a la presidenta (Michelle) Bachelet”.

El ex colaborador de Carabineros asegura sentirse “acosado cien por ciento por la PDI. Me vigilan día y noche. ¡Y son burdos! Uno los cacha, al tiro. Yo estuve trabajando en Inteligencia poco tiempo pero uno los cacha po. Me tienen interferido el sistema de internet, mi teléfono está pinchado… te lo digo por si acaso, ciento por ciento confirmado. Cuando fui a hacer la prueba de la aplicación con Emilio Sutherland, en Canal 13, tuvimos cualquier atado. Tuvimos que cambiarnos de un hotel a otro, fue terrible. Ellos querían que no hiciera la prueba”.

Smith asegura que tiene pruebas que lo declaran inocente de la acusación de suplantación, pero que no adelantará nada hasta el 5 de marzo: “Si uno revisa el peritaje se encuentra con fotos y conversaciones que demuestran que la fiscalía mintió”, asegura. De todos modos, añade que no tiene miedo: “Temor no, porque no he implantado nada. Yo recibía órdenes, nunca firmé una pericia, mi firma no sale en nada. Por qué iría preso”.

Por último, el ingeniero recalca que nunca supo del oficio 130, que dio pie a la cuestionada Operación Huracán. Además, asegura sentirse abandonado por la institución policial, aunque agrega que “no los puedo condenar”.

“Me dejaron solo. Sí, me cagaron, está buena la palabra. Me dejaron a tiro de cañón”, asume. “Todos se lavaron las manos al final. Yo no estoy contra la institución, porque en sí deben ser todas buenas, incluso fiscalía. El problema es que hay manzanas podridas en todos lados”.

Álex Smith asegura que su pruebas podrían “hacer caer” a gente importante “en Carabineros y Fiscalía”: “Va a ser difícil limpiar mi nombre, resulte como resulte este caso, pero igual me siguen contratando las empresas, ya tengo agendada una clase para el próximo 15 de marzo. Por eso la gente que me dice chanta no me conoce. Soy un hueón civil que hace clases, nada más”, cerró.