Más de cinco años han pasado desde la última vez que Francisco Muñoz, más conocido como “Pancho Malo”, entró a un estadio de fútbol en Chile, luego de que en noviembre de 2012 se le prohibiera el ingreso a estos recintos en el marco del Plan Estadio Seguro.

Hoy, alejado de los estadios, pero siempre pendiente del club de sus amores, Muñoz declara que la medida tomada contra el fue “una maniobra política, una persecución que me hicieron para implementar el Plan Estadio Seguro. Me usaron de chivo expiatorio, ya que hoy ingresan los bombos y las banderas”.

“Pancho Malo” fue el líder por 10 años de la barra del equipo blanco y negro, más conocida como la “Garra Blanca”, y hoy recuerda su rol con orgullo. “Mi paso marcó un precedente en el barrismo chileno, creo que marcamos un camino en materia de espectáculo y de organización (…) Cuando asumimos, había un abundante tráfico de droga, asaltos a los hinchas en los kioskos y los baños. Todas esas conductas anómalas fueron erradicadas”, declaró.

Desde lejos, hoy el ex barrista reconoce que Colo Colo ya no es lo mismo de antes. “Para mí sólo le queda el nombre, porque perdió su mística y su hegemonía”, manifestó a La Tercera. 

Muñoz declara que hoy su residencia es incierta, cuenta que se mueve por Perú, Panamá, México, Estados Unidos y Argentina. Hoy ejerce como consultor internacional y se identifica como “experto en recursos humanos” y “especialista en escenarios de alta complejidad para materias políticas y empresariales”. “Durante los años que estuve en el fútbol, hice muchas relaciones por todo el hemisferio”, contó.

Sus visiones políticas

Políticamente, se reconoce como un seguidor de las ideas de derecha y confiesa que es partidario del presidente de EE.UU Donald Trump. “He seguido su carrera como empresario, me parece una persona muy frontal, sincera y directa, con una enorme capacidad de gestión (…) El tipo propuso soluciones simples a problemas reales de Estados Unidos, logró un amplio crecimiento económico en su primer año de mandato. Hace la pega”, asegura.

“Chile, por un tema económico, de solvencia, jamás debe tener malas relaciones con Estados Unidos. Así que sería importante que, bajo su mandato, se rectifiquen estos desaciertos comunicacionales, porque Chile debe estar totalmente alineado con las políticas del Presidente Trump“, agregó.

En Chile, la figura política que más lo atrae es José Antonio Kast, con quien declara estar de acuerdo en muchas temáticas. Igualmente, comenta que no es piñerista y que nunca lo será. “Es un tema de dignidad, porque fue un gobierno que me persiguió. Uno sí espera que al país le vaya bien”, comentó.

Sobre la política, Muñoz cree que no hay que mentirle a la gente. “La política es un negocio, la gente llega a hacer sus movidas y eso nunca va a cambiar. No me gusta ese discurso de austeridad. Siempre hay que invertir para ganar”, asegura.

“Por Colo Colo, todo”

Un detalle que el ex líder de la Garra Blanca nunca ha negado es su intención de presidir Blanco y Negro en algún momento. Muñoz es crítico de la actual administración y cada vez que puede manifiesta públicamente su descontento contra Anibal Mosa o Pablo Guede. 

“Mi aspiración es ser presidente de Blanco y Negro. Tengo importantes empresarios en el hemisferio que me respaldan. Mucha gente me pregunta por qué no lo he hecho y es porque, hoy en día, nadie está vendiendo las acciones”, sincera.

Igualmente, declara que está completamente disponible para asumir el desafío “el día y el año que sea”. Su leitmotiv es “por Colo Colo, todo”.

Sobre sus conflictos con la justicia que podrían mermar su camino a la presidencia de B&N, “Pancho Malo” declara que “en Chile todo es posible. Personas que planificaron atentados donde hubo uniformados muertos, son diputados. Personas que fueron declarados reos, pueden ser presidentes”.