Álvaro Elizalde junto a Daniel Melo (ambos PS), Camila Vallejo (PC), Pablo Lorenzini acompañado de Gabriel Silber (DC) y Giorgio Jackson (RD) en su bicicleta fueron algunos de los rostros que fueron apareciendo a eso de las 11 de la mañana de este jueves en la sede del Partido Socialista, en el barrio París-Londres.

Para esa hora estaba fijada la reunión que diputados de la Nueva Mayoría –incluida la DC– y del Frente Amplio llevaron a cabo y que se terminó alargando por casi dos horas, y que tenía como propósito retomar las negociaciones para establecer una alianza administrativa que les permita presidir de la Cámara de Diputados y las comisiones durante el próximo período legislativo que se iniciará el 11 de marzo, fecha en la que pasarán a ser el bloque de oposición.

El ambiente fue distendido, según explicaron los mismos parlamentarios a la salida del encuentro, que detallaron que éste se realizó en “muy buen ánimo” y en “muy buenos términos”, especialmente luego de que el Frente Amplio comunicara que desistió de sus aspiraciones de presidir la Cámara durante este período legislativo.

“Fue una reunión importante de que sucediera después de que en enero termináramos en un momento las conversaciones. Hoy avanzamos de manera productiva”, dijo Giorgio Jackson, quien destacó que “todos tuvimos actitud de querer avanzar” y reiteró que el acuerdo es solo de carácter administrativo.

Uno de los asuntos que marcó el encuentro fueron las aspiraciones del Partido Socialista –que tiene la bancada más grande de la coalición con 18 diputados, mientras que tanto el PR, PC, PPD tienen 8 cada uno–, que busca que se aplique un principio de proporcionalidad que influya tanto en las determinaciones sobre la presidencia de la Cámara como sobre la presencia en las comisiones.

Además como representante del Partido Comunista, la diputada Camila Vallejo explicó que la colectividad aspira a la presidencia de las comisiones de Educación, Derechos Humanos, Salud, Vivienda, Hacienda y Constitución. “Es en las comisiones donde se juega la discusión legislativa más fina y es ahí en donde cada uno transparentó cuáles son sus aspiraciones”, afirmó.

En tanto, uno de los movimientos sobre los que existe expectación es ante la decisión que tomará la Democracia Cristiana, partido que está resentido y participa de las negociaciones con recelo, luego de que en enero, miembros de la Nueva Mayoría rechazaran la candidatura de Andrés Zaldívar al Comité de Presupuestos. Lo anterior gatilló que en el partido miraran para el lado y consideraran negociar con Chile Vamos para optar a la presidencia de la Cámara de Diputados.

En la jornada, el diputado Pablo Lorenzini señaló que, a pesar de que “no teníamos mayores esperanzas en relación a lo que había pasado”, hoy ve “viable llegar a un acuerdo”, con la aspiración de optar a un año de presidencia. “Aceptamos esta reanudación de conversaciones con el Frente Amplio presente y los regionalistas. Lo que sí y siempre quedó claro, es que éste es un acuerdo de gobernabilidad de la Cámara de Diputados, no un acuerdo político y decisiones a futuro”, dijo.

Además, recalcó que en el conglomerado existe un “acuerdo de no entregar la gobernabilidad de la Corporación (la Cámara) a Chile Vamos”, pero que “si esto no resultara, nosotros vamos a contactar con quién corresponda“. Las negociaciones continuarán el próximo sábado a las 11 de la mañana también en la sede del Partido Socialista.