Se enojó. Ayer, en plena jornada del juicio oral por el caso Luchsinger Mackay, Luis Correa, jefe de la Divisón Jurídica del Ministerio del Interior, pidió que Rodrigo Román, defensor del imputado Sabino Catrilaf, controlara sus palabras pues los estaba ofendiendo.

¿Qué fue lo que ofendió a Correa? El conocido abogado de la Defensoría Popular apuntó a que el caso Luchsinger Mackay era un “juicio político”. “Casi me caigo de espaldas cuando escucho en la primera audiencia al fiscal Leiva decir con todo orgullo que existen cinco líneas investigativas abiertas. Significa que muy probablemente sean otros los autores del hecho. La verdad que resulta increíble. Esto es un mar de contradicciones y de dichos y desdichos”, aseguró Román en el juicio.

Por ejemplo, el abogado apuntó contra el actuar de Carabineros la misma noche del ataque a la Granja Lumahue, que terminó con la vida de Wener Luchsinger y Vivian Mackay. Esa noche, tres unidades de la policía uniformada estaba resguardando fundos cercanos y ninguna vio las supuestas tres camionetas en las que habría llegado la caravana de 30 personas que, según la Fiscalía, atacó el predio y de la que los 11 imputados eran parte.

Otra irregularidad es la llamada que realizó Vivian Mackay a Carabineros. “No sabía ni para dónde estaba el norte ni para dónde estaba el sur, y mandó a los policías a cualquier parte. ¿Pudieron haberse evitado las circunstancias de muerte? Por supuesto que sí”, apuntó Román.

El abogado también criticó duramente al gobierno de Chile, lo que terminó de colmar la paciencia del equipo jurídico del Ministerio del Interior. El defensor recordó que ni en el caso de Matías Catrileo, comunero mapuche asesinado por la espalda por un carabinero, ni en el de Brandon Hernández Huentecol, que recibió más de 100 perdigones de acero de un carabinero mientras estaba en el suelo boca abajo, el gobierno se ha querellado. Tampoco lo han hecho en la causa Huracán -donde se investiga la manipulación de evidencias de parte de Carabineros para inculpar a comuneros mapuche-. En cambio, ante quemas de camiones, presentan querella por Ley Antiterrorista.

Rodrigo Román / Agencia UNO

Esto último colmó la paciencia de Correa, quien pidió en el juicio que Román hable solo del juicio actual. Por eso, a la salida de la audiencia, el jefe de la División Jurídica del Ministerio del Interior anunció una querella contra Rodrigo Román. “Son afirmaciones completamente inaceptables y tienen que ver con ajustarse al derecho penal de lo que se está debatiendo”.

Román, en cambio, respondió tranquilo: “Me da mucha risa el anuncio de una querella, creo que es una pachotada del abogado antes de tomar el avión y volver a Santiago”.

Vale recordar que ante el cambio de gobierno, quien asumirá la representación del Ministerio del Interior en el caso Luchsinger Mackay es el abogado Luis Hermosilla, histórico socio del nuevo ministro Andrés Chadwick Piñera.

Te puede interesar: Las esquirlas de la Operación Huracán: El cuestionado rol que tuvo la Dipolcar en el caso Luchsinger Mackay