Durante el pasado jueves, la ex pareja del diputado socialista Daniel Melo, quien lo denunció a finales del año pasando por violencia intrafamiliar, acudió al Tribunal de Disciplina del Partido Socialista para exigir su expulsión temporal o definitiva de la colectividad.

Acompañada de la Red Chilena Contra la Violencia Hacia las Mujeres, quienes lideraron una intervención de la fachada del edificio del partido -ubicado en calle París, en Santiago Centro- pegando carteles con la consigna de su campaña“Agresores de mujeres, fuera de los cargos públicos“, la también militante socialista María Isabel llegó a poner en conocimiento al máximo órgano de control interno acerca de la prohibición de acercamiento que mantiene el parlamentario.

La denunciante fue pareja del diputado del PS por varios años y tienen un hijo en común. La agresión ocurrió a fines de 2017, provocando que la consejera técnica del Tribunal de Familia ordenara rondas periódicas y la entrega de un teléfono prioritario de Carabineros, bajo la estimación de que se trataba de una dinámica de violencia continua y permanente.

Los hechos fueron recibidos por el presidente del partido, Álvaro Elizalde, quien les aseguró que eran los tribunales de justicia y el Tribunal Supremo quienes debían pronunciarse al respecto. Incluso puso en duda la resolución tomada por la consejera técnica.

“La respuesta del Partido Socialista nos pareció bastante pobre, poco clara. Efectivamente son los tribunales quienes deben pronunciarse al respecto, pero nos parece que sobre una denuncia ante un diputado en ejercicio debiera emitir algún tipo de opinión”, recalcó la vocera de la Red Chilena Contra la Violencia hacia las Mujeres, Lorena Astudillo.

De hecho, las mujeres que acompañaron a María Isabel esperaban conseguir un pronunciamiento de la colectividad, en términos generales, al respecto: “Por último sacar algún tipo de declaración pero no decirnos que son los tribunales, que esto hay que probarlo, que a veces las consejeras técnicas se equivocan. Álvaro Elizalde debiera condenar la violencia hacia las mujeres de manera pública”.

Al respecto, Elizalde aseguró que los antecedentes fueron entregados al Tribunal Supremo en enero, cuando se conoció lo ocurrido.

Melo niega las acusaciones y se denomina “activo defensor” de las mujeres

Por su parte, el diputado Daniel Melo -quien dejará su cargo en el Congreso el próximo 11 de marzo- aseguró que la imputación es “completa y absolutamente falsa” y aseguró que la causa está archivada en la Fiscalía Centro Norte por falta de antecedentes.

“No existe ninguna condena por violencia intrafamiliar y las medidas cautelares que han circulado en redes sociales fueron dictadas sin haberse tomado declaración a mi persona”, argumentó, asegurando que condena cualquier acto de violencia en contra de las mujeres, una causa en la que se considera “un activo defensor”.

Además de anunciar acciones legales, Melo aseguró que lamenta “que se mal utilicen instrumentos judiciales que velan por el cuidado de las mujeres, a objeto de obtener beneficios personales”.

En tanto, desde la Red Chilena Contra la Violencia hacia las Mujeres defendieron el testimonio de María Isabel y recalcaron que es importante dar a conocer estos casos, ya que no se trata de “situaciones del ámbito privado, son temas que deben salir a lo público. Es un problema que nos afecta a más de la mitad de la población en Chile y es la única manera de que como sociedad lo veamos y podamos condenarlo”.

Por último, Lorena Astudillo recalcó que estos casos son más graves “cuando hablamos de legisladores, quienes determinan cómo vivimos en este país. Estas personas no pueden hacer leyes que digan cómo castigar a agresores que en ocasiones son ellos mismos”.