Durante el pasado jueves, la policía de Brasil detuvo a un hombre de 31 años, identificado como Alexandre Silva de Souza, quien confesó haber violado a 13 mujeres a las que citó en Olinda, en la región metropolitana de Recife.

El sujeto realizaba falsas promesas de empleo a través de la web y se encontraba prófugo de la justicia desde marzo de 2017, cuando las autoridades le concedieron un régimen semiabierto de la cárcel, donde cumplía pena por anteriores delitos de violación y robo.

Silva de Souza fue detenido gracias a una denuncia anónima y al rastreo del número de teléfono que ocupaba para comunicarse con las víctimas, de entre 21 y 45 años. De acuerdo a lo señalado por la policía, el hombre violaba a las mujeres y les robaba sus pertenencias. 

“Marcaba siempre próximo a su casa. Iba siempre bien vestido y a veces contrataba un servicio de transporte por aplicación para hacerse pasar por su propio chófer. Bajaba a una zona boscosa y ahí practicaba las violaciones”, relató el comisario Eronides Meneses.

Siete mujeres ya han ratificado los hechos, mientras que el agresor se dedicó a violar hasta la noche antes de ser detenido, puesto que ya había entrado en contacto con una nueva potencial víctima. 

Además, el policía informó que el sujeto tenía esposa y dos hijos, quienes quedaron sorprendidos al descubrir las acusaciones: “La mujer está en estado de shock”, relató.