El lateral izquierdo de la Universidad de Chile y la selección nacional, Jean Beausejour Coliqueo, siempre ha destacado por su posición política. Una característica que no es común en entre los futbolistas, “Palmatoria” suele entregar compromiso y claridad con causas que van mucho más allá del fútbol.

Ayer, en entrevista con radio ADN, el único jugador chileno que ha anotado un gol en dos mundiales distintos se refirió a lo que ha sido el debate del último tiempo en Chile: La inmigración. Atento a los aconteceres del país, el lateral identificó la frase de Checho Hirane de “cuidar la raza” como el detonante de la discusión. “Uno cuando escucha este tipo de reflexiones siente que son personas del siglo pasado. Para mí tiene que ver con el tema de la migración negra, porque veo a varios venezolanos que viene entrando al país y no le dan tanto énfasis, todo radica en el color de piel del migrante, después lo pueden abordar de distintas maneras”, afirmó.

Consultado si alguna vez fue discriminado, Beausejour respondió: “Imagínate, soy mapuche y haitiano, la mezcla perfecta…claramente, pero no he hecho de eso la bandera de lucha mi vida”.

“Tuve más problemas con el apellido mapuche que con ser negro”, agregó Beasejour.

El “Bose” también tuvo tiempo de hablar de fútbol. Y como siempre, se mandó frases para el recuerdo.

Por ejemplo, recordó el momento de nervio ante de la primera final de Copa América, en el Estadio Nacional. “Antes de la final con Argentina en 2015, me llamó el ‘Arica’ Hurtado y me dijo que él sentía que había un karma en el estadio Nacional, que para él tenía relación con los detenidos desaparecidos. Mucha gente sufrió y fue torturada en ese recinto”.

“Le tomé mucho sentido a lo que me comentó, lo hablé con un par de compañeros y yo sí recé por los detenidos desaparecidos. Lo de la frase después del partido salió en el momento y fue producto de la emoción por el título”, agregó.

Le preguntaron por la mejor selección chilena en la que estuvo. Esto respondió: “La época de más cariño en la selección fue con Bielsa. Eramos todos chicos, teníamos menos plata, pero eramos tan felices, con una ilusión impresionante de lograr cosas”.