El fútbol italiano está de luto. El capitán de Fiorentina, Davide Astori, fue encontrado muerto en el hotel donde se concentraba el equipo en Udine.

La noticia fue sorpresiva puesto que no habían indicios de que algo así pudiera ocurrir. El defensor de 31 años fue visto por última vez a las 11 de la noche del sábado y al plantel le llamó la atención que éste no bajó a desayunar por la mañana.

Astori se encontraba concentrado en el hotel “La ‘Di Moret” de Udine debido a que hoy por la tarde iban a jugar contra Udinese en un duelo válido por la fecha 27 del Calcio. El futbolista había estado presente como titular en 25 de los 26 partidos del equipo durante esta temporada.

Fue el masajista del equipo, quien lo encontró muerto en su habitación. El médico del club no alcanzó, ni siquiera, a llevar a cabo las maniobras de reanimación.

Según consigna el diario italiano La Gazzetta dello Sport, la tesis que se baraja es que Astori habría muerto de un paro cardíaco debido a causas naturales, según informó el fiscal general de Udine, Antonio De Nicolo.

El capitán del cuadro de Florencia, nació en el pueblo de San Giovanni Bianco, en la provincia de Bérgamo en 1987 y tenía una hija de dos años.