Más facultades para las policías y para la Ley de Inteligencia. Ese fue el anuncio que realizó el presidente electo Sebastián Piñera en torno a lo que se vive en la región de La Araucanía.

Sin mencionar el cuestionado actuar policial en el marco de la Operación Huracán -donde se utilizó precisamente la Ley de Inteligencia-, Piñera anunció medidas como inclusión de agentes encubiertos, informantes y testigos protegidos para lograr sentencias, pese al constante cuestionamiento que han realizado tribunales de Justicia al actuar de las policías.

“Qué cree usted de personas que quemaron vivos a un matrimonio de ancianos, como lo fue el matrimonio Luchsinger Mackay, que queman las iglesias con niños y mujeres adentro, que destruyen las plantaciones de sus propios compañeros del pueblo mapuche, que destruyen las bodegas, las plantaciones, las maquinarias y el trabajo de años. Simplemente para causar terror en la región, eso es terrorismo“, dijo Piñera ante las consultas del medio internacional Univisión.

Para la reformulación de la Ley Antiterrorista, dijo que “hemos estudiado la legalización de EE.UU., la mayoría de los países europeos y vamos a sacar de muchas de esas legislaciones una ley que nos permita combatir el terrorismo en Chile con eficacia y al mismo tiempo respetar lo que es un Estado de derecho, el debido proceso y los derechos humanos de todos”.

El mandatario electo -que asumirá su cargo en La Moneda el próximo domingo 11 de marzo- anunció también otras medidas para la región: “Vamos a hacer un programa especial de desarrollo económico y social, una especie de Plan Marshall para que esa región recupere el atraso que tiene en materia de desarrollo con respecto al resto del país”.

Piñera también se refirió al polémico caso del obispo de Osorno, Juan Barros, acusado como uno de los encubridores de los abusos del ex párroco de El Bosque, Fernando Karadima. “Creo que no ha sido suficientemente investigado”, señaló Piñera, agregando que “nunca hay que dar la espalda a las víctimas, particularmente a las víctimas de abusos sexuales y en forma muy especial cuando esos abusos los cometen autoridades civiles o religiosas”.