Este 14 de marzo se dará inicio a la audiencia de conciliación de podría aprobar finalmente la construcción del proyecto Dominga. Para esto, el Primer Tribunal Ambiental propondrá eventuales acuerdos entre la empresa Andes Iron y el gobierno ante la mirada punzante del mundo ambientalista y los habitantes de la comunidad de La Higuera, Coquimbo, lugar en que espera establecerse la minera.

Para esto, los tres ministros titulares que revisarán el caso y el presidente del Primer Tribunal Ambiental decidieron abrir este proceso de conciliación, sin antes visitar el terreno y escuchar a a ambas partes. Aún así, los cuestionamientos al proyecto no cesan, ya que se argumenta que las condiciones objetadas en el primer rechazo no han cambiado.

“Lo importante es que no solamente se trata de lo que el tribunal pudo apreciar, sino que le dimos a cada uno de los abogados, no solamente a las partes principales, la oportunidad de que los científicos que les acompañaron pudieron hacer alguna precisión, alcance, o que manifestara la inquietud de cada una de las partes”, explicó el presidente del Tribunal, Daniel Guevara, sobre el acuerdo de conciliación.

En relación a la biodiversidad de la zona, el abogado manifestó que debe proteger la flora y fauna del lugar. “Entendemos, más allá de las convicciones personales, que la zona de la reserva del pingüino de Humboldt fija un estatuto especial de protección en el ordenamiento jurídico y por tal motivo es muy relevante que en esa área de exclusión se conserven y respeten”, sostuvo.

Consultado por El Mostrador sobre por qué abrir un proceso de conciliación si ya existen argumentos -como el del ministro de Medio Ambiente, Marcelo Mena- sobre los peligrosos impactos del proyecto al ecosistema, Guevara precisa que su rol corresponde a una atribución del “estado revisor”.  “Nos parece relevante que no solamente sea un juez el que arbitra con la sentencia definitiva, sino con el espacio, un equivalente jurisdiccional“, agrega.

Cabe destacar que el abogado fue miltante de Renovación Nacional hasta el año 2012, siendo incluso candidato al parlamento por la colectividad de derecha. Hoy declara que eso no significa nada al momento de emitir una resolución imparcial. “No me avergüenzo de mi historia como ciudadano, me correspondió ser candidato en una ocasión como independiente apoyado por este partido político, y tuve un respaldo que no me permitió resultar electo”, cuenta.