Era la favorita en una categoría difícil, que contemplaba a grandes actrices de la talla de Meryl Streep o Sally Hawkins, la protagonista de la premiada “La forma del agua”. Frances McDormand alcanzó el Oscar a la mejor interpretación femenina por su rol en “Tres anuncios por un crimen”.

Al subir al escenario y ubicar su estatuilla en el suelo, la actriz pidió a todas las mujeres nominadas en las diversas categorías que se pusieran de pie: actrices, productoras, guionistas, diseñadoras y más. “¡Vamos, Meryl, si tú lo haces, todas lo harán detrás”, bromeó.

“Miren alrededor, damas y caballeros, porque todas tenemos historias que contar, proyectos que financiar”, sentenció en medio del aplauso cerrado del teatro Dolby.”No nos hablen en las fiestas esta noche. Invítennos a sus oficinas en un par de días, o pueden venir a las nuestras, lo que les funcione mejor, y y les hablaremos de ellas”, añadió.

Este es el segundo Oscar para McDomand, quien ya había conseguido el reconocimiento en 1996 por su rol como Marge Gunderson, una policía embarazada en Fargo. “Es imposible mantener la compostura en esta situación” fueron sus primeras palabras en 1997, cuando instó a los creadores a no dejar de diseñar personajes femeninos complejos.

El Globo de Oro, el SAG y el Bafta fueron otros de los premios que la actriz ha sumado a su carrera. Por último, la ganadora del Oscar a la Mejor Actriz añadió: “Tengo cuatro palabras que dejaros esta noche, damas y caballeros: cláusula de inclusión”. Esto, en referencia a una propuesta que circula hace años en Hollywood y que apunta a que cada uno de sus miembros con cierto poder presione por contrato para que en el reparto o equipo técnico se vean representadas las minorías o géneros que han sido históricamente excluidos de la industria.

Escucha el discurso de Frances McDormand tras ganar el Oscar: