Con molestia reaccionaron las familias de la comunidad yagan que habitan en la localidad de Villa Ukika, en la comuna de Cabo de Hornos, debido a la construcción de un muro de tres metros de altura que se instaló como parte del proyecto de mejoramiento del borde costero de Puerto Williams, que impide completamente la visibilidad desde sus casas hacia el canal Beagle, y que además podría perjudicar la evacuación de aguas lluvia durante el invierno.

Según explicó el presidente de la Comunidad Yagán de Puerto Williams, David Alday, la construcción se llevó a cabo luego de una consulta indígena en la que no se les informó al respecto. “Como todos sabemos, estamos en un área de desarrollo indígena. Por lo tanto, cada proyecto que se haga debe ir con una consulta previa a la comunidad Yagán. Se hizo esta consulta, pero en ningún momento se nos dio a conocer este muro que hoy nos ponen frente a Villa Ukika y nos deja en una condición pésima. Nos deja en un hoyo”, afirmó el dirigente.

Alday explicó que en el lugar se viven una serie de dificultades, como anegamiento de aguas en invierno, y que además “se nos quita el derecho ancestral que tenemos nosotros al mar”. Ante el escenario, durante los últimos días la comunidad ha organizado una serie de protestas para manifestar su molestia tanto con la obra como con la forma en que ella se llevó a cabo.

El secretario regional ministerial de Obras Públicas, Ricardo Haro, reconoció que en las reuniones previas no se informó a la comunidad de las dimensiones de la obra. “Tal como se mencionaba, se hicieron reuniones de participación ciudadana donde sí se explicaron en la comunidad los alcances del puente. Creo que lo que pasó, es que uno no dimensiona las obras hasta que están construidas. Entonces, también nosotros debiésemos hacer algún tipo de mea culpa, y decir que deberíamos haber explicado la altura del muro”, dijo.

La autoridad agregó que la altura del muro se explica debido a que después del terremoto de 2010 hubo un cambio en la normativa, donde se establece que cada proyecto de puente debe tener ciertas características, sobre todo cuando son costeros, y contar con cierta elevación, respecto a las últimas aguas. “Las obras ya están ejecutadas, no se pueden demoler. Ya están contratadas. Lo que sí, solicité a la dirección de Vialidad acercarse a conversar con los dirigentes, para ver cuáles son las mitigaciones que podemos realizar”, puntualizó el secretario regional.

Respecto a las inquietudes por una posible acumulación de aguas lluvia, Haro hizo presente que el proyecto considera una solución para ello.