Una parte importante de los humoristas que se presentaron en la recién pasada edición del Festival de Viña del Mar –Jenny Cavallo, Alison Mandel y Sergio Freire– son figuras que se hicieron conocidas gracias a “El Club de la Comedia”, el espacio que Chilevisión transmitió durante siete años, y que también sirvió como trampolín para figuras que ya se han presentado en años anteriores, como Natalia Valdebenito, Fabrizio Copano y Pedro Ruminot.

Sin embargo, de quien no se escucha mucho desde que finalizó el programa es de Juan Pablo Flores, uno de los fundadores del espacio –y que también participó desde el comienzo de la SCA, el espacio de Vía X que fue precursor de El Club– quien por estos días lleva una vida totalmente distinta: se fue a vivir a Pucón, no tiene televisión ni tampoco teléfono, y en un ambiente mucho más natural, se dedica al cultivo orgánico, a alimentar a sus perros, a educar a sus hijas, a potenciar su familia y en un futuro inmediato quiere abocarse a labores vinculadas al diseño y la arquitectura.

Según reveló La Tercera, ni siquiera sus compañeros están muy al tanto de la realidad de hoy del actor. Por ejemplo, Rodrigo Salinas señaló que Flores “se desconectó de todo lo que había hecho antes, pero ahora es como una leyenda. Siempre fue el más chistoso de todos. Se paraba en el escenario y ya te daba risa”.

Alejandra Riquelme, su pareja y con quien tiene dos hijas, señaló que Flores quiere seguir desconectado de todo, que no quiere volver a hacer shows o dar entrevistas, y que prefiere estar lo más distanciado posible del “sistema”. La última vez que se le vio arriba de un escenario fue en octubre de 2016, tiempo después del fin del programa, y entre las razones que podrían explicar su alejamiento del humor y las cámaras, podría encontrarse el ambiente que se desarrolló en el espacio, que algunos de sus involucrados califican como “infernal” debido a las fuertes fricciones entre sus miembros y a la baja sintonía.

“El último año del programa fue súper jodido para todos, a todos nos aburrió la tele, porque fue un momento muy intenso y complicado. En esa época nadie se hablaba con nadie. Nadie quería seguir amarrado a un contrato y los ejecutivos nos hicieron la vida imposible. Cuando empezamos, éramos un bloque unido que tenía total control de las rutinas, pero después ya no estábamos unidos, entonces los ejecutivos decían tener la receta de todo y así perdimos el rumbo. Se estropeó todo. Y ahí hay sensibilidades que pueden reaccionar de forma distinta. En el caso de Juan Pablo, prefirió renunciar a todo”, dijo Pedro Ruminot.

El incidente en Bellavista

Sin embargo, otros apuntan a uno de los episodios más polémicos del actor y que se remonta a 2014: solo 9 días antes de la transmisión del último capítulo de El Club de la Comedia, fue detenido por Carabineros luego de protagonizar una pelea en el barrio Bellavista de Santiago. Francis Varas, la víctima del hecho, contó que se encontró con el actor cerca de las 5.30 de la madrugada y que, al verlo en el estado de ebriedad en que estaba, no pudo contener la risa y eso provocó la ira de Flores, quien le propinó un combo en la cara.

En esa ocasión, Flores fue imputado por delitos de amenazas y lesiones menos graves, pero luego la causa finalmente fue sobreseída ya que Varas nunca se presentó en tribunales, y así se dejaron sin efecto las medidas cautelares.