En entrevista con Radio Universidad de Chile, el diputado electo del Movimiento Autonomista (MA), Diego Ibáñez, fue consultado por las discrepancias existentes al interior del Frente Amplio respecto de la situación política latinoamericana y los tratados internacionales, a propósito de la firma del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP 11) que se concretaría este jueves en Santiago.

“El pueblo chileno, la gente que se levanta todos los días a trabajar, en qué se va a ver beneficiada por este tratado de libre comercio”. Así comenzó el futuro parlamentario, cuestionando tanto la negociación “secreta” del TPP como su contenido.

El primer punto a señalar es cómo este tratado atenta la soberanía nacional, en cuanto no es completamente transparente de dónde van a radicar las decisiones económicas, por ejemplo si “en tribunales nacionales o internacionales”. En este punto, Ibáñez realizó un llamado de atención, señalando que “ahí está al debe una respuesta por parte del gobierno de la Nueva Mayoría, sobre cuáles van a ser los reales efectos de este tratado”.

“A priori, los movimientos sociales rechazan este tratado porque, viene a imponer normas flexibilizantes en materia socio ambiental”, por ejemplo.

El diputado electo del distrito 6 denunció que no ha existido un pronunciamiento respecto de qué significa para Chile que EE.UU. se salga de este tratado, mencionando que incluso “el gobierno mexicano planteó que ya no era necesario el TPP”, abriéndose a espacios de TLC unilaterales”, a lo que Chile no ha señalado nada.

“Creo que hay un secretismo respecto de esto, y los parlamentarios del FA tendremos que hacerlo público y debatirlo de cara a la ciudadanía. Que la gente en la mesa sepa de qué sirve y no sirve un tratado de libre comercio, porque hemos firmado mas de 60 TLC y, la verdad, poco se sabe de qué han beneficiado a Chile, más allá de las rebajas aduaneras”.

Al aire en la emisora universitaria, también comentó que el FA constituyó una Comisión de Política Internacional a propósito del debate venezolano, argentino y boliviano en torno al conflicto de La Haya. En ese sentido, el también militante del MA dijo que “el desafío del Frente Amplio es saber conjugar su desafío nacional, que es la disputa del sentido común por más derechos sociales y profundización democrática, y a la vez ser solidario con el resto de los procesos de emancipación latinoamericana, y ahí estamos muy al debe”.

Por último, advirtió que “es muy difícil instalar estos temas en Chile, donde el eje del debate público está muy trasladado hacia la centro derecha, sobre todo ahora que ganó Piñera, pero creo que ahí no nos podemos omitir”.