Los casos de Brandon Hernández Huentecol y Silvestre Torres Toro están en la retina del pueblo mapuche.

Los dos son los más vivos ejemplos de la violencia policial que se vive en La Araucanía y cómo esta afecta, específicamente, a los menores de edad. Brandon tenía 17 años cuando un carabinero lo detuvo, lo tiró al suelo y le disparó. Más de 100 perdigones quedaron incrustados en su espalda. Silvestre, en tanto, vive con cinco perdigones incrustados en su pierna izquierda. El carabinero que realizó el disparo estaba a menos de siete metros de distancia.

Brandon y Silvestre son parte de una larga lista de niños violentados por fuerzas policiales. Según reporteó El Desconcierto en octubre de 2017, la lista alcanza, por lo menos, 133 casos.

Te puede interesar: La niñez marcada: Historias de violencia policial contra la infancia mapuche

Es por el caso de ambos, y las dificultades de sus familias de costear los tratamientos que el colectivo Las Kabras está organizando una “Jornada solidaria de tatuajes”, la que se realizará el próximo 10 de marzo en Santiago. Será en la sede N° 18 de Lo Hermida, en la comuna de Peñalolén (Altiplano 6587) y habrán una serie de actividades a precio popular.

En la ocasión estarán las madres de ambos jóvenes, Ada Huentecol y Guillermina Toro, que realizarán un conversatorio en conjunto de Lorenzo Morales, abogado de la ONG Defensoría Popular. En paralelo, se realizarán tatuajes con diferentes estilos desde los 12 mil pesos, y talleres de danza a 2 mil pesos.