Luego del triunfo de “Una mujer fantástica” en los Oscar como “Mejor película extranjera”, no tardó en encenderse el debate sobre la Ley de Identidad de Género que lleva más de cuatro años en tramitación y que en el último año vio sus más significativos avances, pero que aún no alcanzan para que sea aprobada y promulgada.

Ad portas de la llegada del nuevo gobierno de Piñera y la renovación del parlamento, distintas personalidades de Chile Vamos se refirieron al proyecto que inicialmente acordaron rechazar. Al parecer, algunos sectores del conglomerado de derecha habrían cambiado de opinión o han decidido seguir las directrices individuales de sus partidos.

El mayor desencuentro de visiones se produjo entre Evópoli y la UDI. Por una parte, el nuevo ministro de la Secretaría General de la Presidencia, Gonzalo Blumel, declaró a Radio Duna que, a pesar de que hay diferencias en su bloque, existe “una necesidad de legislar en esa materia, sobre todo porque el cambio de género registral es engorroso y no está a la altura de lo que Chile necesita”.

La película nos plantea un desafío que tenemos que abordar y ese es el valor simbólico de Una Mujer Fantástica”, agregó“, continúo.

En contraposición, la presidenta de la UDI, Jacqueline Van Rysselberghe, manifestó que “a Sebastián Piñera más allá del Oscar, lo eligieron para resolver los problemas cotidianos, independiente de que se puede avanzar en este proyecto. Lo que no puede ser es que aquellas cosas que son prioritarias como la salud, educación, seguridad ciudadana, reactivación de la economía, queden en un segundo plano (…) Es un tema complejo, pero que no puede atrasar el resto de la agenda”.

En respaldo a Blumel, el presidente de Evópoli, Francisco Undurraga comentó que “es conocido que nosotros lo hemos apoyado (…) Lo menos importante es que la película haya ganado un Oscar, aquí lo importante es darle solución a las personas que se sienten desvalidas y que sienten la necesidad de estar protegidas por esta ley“.

Un ejemplo de la posición de Evópoli es que el partido ha votado a favor del proyecto en varias ocasiones en que el resto del bloque rechazó. Es más, el candidato presidencial, Felipe Kast ha manifestado públicamente su apoyo al proyecto, exceptuando que incluya a menores de edad.

Contrario a los conflictos internos, desde Renovación Nacional, el senador Andrés Allamand sostuvo a Tele13 Radio que existía consenso en Chile Vamos y que el proyecto es “una legislación que debiera salir en forma rápida”. “Como todas las leyes, esta ha tenido idas y venidas. Ha sido una tramitación particularmente compleja, pero ya está“, afirmó.

Por su parte, Cristián Mockeberg (RN), matizó declarando que la iniciativa “no es un buen proyecto, lo he dicho hasta el cansancio y está reflejado en las votaciones de la Cámara y el Senado, pero hay disposición absoluta de mejorarlo y sacarlo adelante“.