Durante el pasado martes, la ONG Fundación Quiltrería, dedicada al cuidado y a la rehabilitación de perros y gatos discapacitados, fue desalojada en Viña del Mar.

El recinto contaba con un total de 24 perros y 4 gatos, animales que eran atendidos por un equipo de cuatro personas y 15 voluntarios estables. Hoy, necesitan con urgencia un nuevo espacio para albergar a los animales.

José Luis Hidalgo, fundador de la organización, explicó a Radio Bío-Bío que tenían un acuerdo de salida con la propietaria del inmueble, que se ha dilatado por diversas circunstancias: “Lo último a lo que habíamos llegado a acuerdo era a desalojar el lugar este 15 de marzo”, informó.

Sin embargo, Carabineros llegó hasta el lugar junto a una representante de la dueña para iniciar el desalojo. Esto, porque no pudieron cancelar el monto total del arriendo: “Seguimos un acuerdo informal, donde ella aceptó y recibió abonos y pagos de arriendo dutante todos estos meses, y hoy nos hacen esta mariconada (sic)”, relató.

Pese a la campaña iniciada en redes sociales para arrendar un nuevo lugar, nunca contaron con el dinero suficiente y los pocos ingresos se repartían entre el arriendo y los materiales de trabajo.

En este escenario, la continuidad de la organización se complica: “Ya no tengo más recursos personales, ya los he usado todos”, confiesa Hidalgo, quien se ha endeudado para mantener la ayuda a los animales rescatados.

Además, el estudiante de cuarto año de Medicina Veterinaria sostuvo que se reunió con los concejales de la Municipalidad de Viña del Mar, quienes le dijeron que “no podían ayudar de ninguna forma, porque la municipalidad no tenía ni dinero, ni tampoco un terreno para facilitarnos”.

En este sentido, Hidalgo cuestiona la falta de ayuda municipal argumentando que “incluso nosotros le hacemos la pega a la municipalidad, al sacarle los animales de las calles”.

A continuación, más información para quienes estén interesadas/os en ayudar: