Aunque solo faltan cuatro días para que Michelle Bachelet entregue la banda presidencial a Sebastián Piñera, la Mandataria optó por dejar en suspenso su decisión sobre el cierre del penal Punta Peuco, algo que alertó a los condenados por crímenes de lesa humanidad.

El abogado que representa a 80 internos del establecimiento penitenciario solicitó la intervención del presidente electo para que impida la eventual resolución de la Presidenta.

“Hemos solicitado la intervención personal del presidente Sebastián Piñera para que comunique a Bachelet la voluntad de su gobierno entrante de no cerrar el penal de Punta Peuco y manifestarle que si se llegara a tomar la decisión de cierre del recinto carcelario, este será reabierto durante su mandato”, anunció Raúl Meza.

Además, el abogado sostuvo que “esta misma petición ya fue comunicada al ministro de Justicia Hernán Larraín y al ministro de la Segpres Gonzalo Blumel y esperamos contar con el respaldo y el compromiso del gobierno”.

Meza agregó que están preparando un recurso de protección con orden de no innovar en contra de Bachelet y del ministro Jaime Campos. Esto, por supuesta “vulneración de las garantías constitucionales del derecho a la vida y a la integridad física y psíquica de los internos del penal diferente al cierre y el traslado de los mismos”.

El representante de los internos del penal Punta Peuco lamentó que la Mandataria “siga sembrando la incertidumbre”.

“El solo hecho de seguir pensando esa posibilidad constituye un acto de venganza política inexcusable e impropio de un Jefe de Estado que debe gobernar hasta los últimos días de su mandato para todos los chilenos y no sólo para un sector de la izquierda que siempre ha levantado las banderas del odio y el enfrentamiento entre los chilenos”, argumentó.

Por último, Meza pidió a Bachelet “un último acto de profunda humanidad y generosidad en favor de reos de avanzada edad que desean seguir cumpliendo con dignidad sus condenas en el penal de Punta Peuco”.