En medio de la irrupción del movimiento #MeToo al continente asiático, tres actrices surcoreanas acusaron de violación y acoso sexual al director Kim Ki-duk, a través de testimonios anónimos entregados a un medio local.

Las acusaciones recogidas por un programa de investigación de la cadena MBC TV, apuntan a Kim -director de filmes como “Spring, Summer, Fall, Winter… And Spring” (2003) y “3-Iron” (2004)- y a uno de los actores habituales de su filmografía, Cho Jae-hyuin.

Una de las actrices denunció que el director le pidió en reiteradas ocasiones mantener relaciones sexuales con él durante el rodaje de una cinta en 2013 y que fue despedida al negarse. La intérprete presentó una demanda contra el cineasta el año pasado por insultos y agresiones, que terminó con una multa de 5 millones de wones (3.700 euros) para el cineasta, quien reconoció haberla bofeteado.

A su vez, otra actriz señaló que Kim utilizó un lenguaje de contenido sexual y humillante durante su audición para un papel, mientras que la tercera víctima aseguró que el director le realizó tocaciones y la violó durante un rodaje junto a Cho Jae-hyuin.

Por su parte, Ki-duk rechazó las acusaciones y aseguró que nunca “ha usado su posición como director” para satisfacer sus deseos sexuales, mientras que el actor en cuestionó aseguró que los testimonios son falsos.

Las acusaciones contra el director han causado impacto en Corea del Sur y podrían afectar la distribución de su última cinta, “Human, Space, Time and Human”, que fue estrenada en el Festival Internacional de Berlín en febrero.

El director aseguró que el clima creado por el movimiento “está ayudándonos a hacer progresos”, aunque recalcó que no está “de acuerdo completamente” con él mismo.