Ayer, la Corte de Apelaciones de Temuco aprobó un requerimiento ingresado por Gendarmería, donde solictaba autorización para trasladar a un hospital y alimentar por la fuerza al machi Celestino Córdova, quien lleva ya más de 50 días en huelga de hambre.

Córdova, el único condenado en el caso Luchsinger Mackay, reclama permiso para visitar si rewe, actividad fundamental en su vida como machi, una autoridad mapuche. Solicita 48 horas de permiso de salida, cuestión que se le ha negado debido a su condena de 18 años de prisión.

Sin embargo, la decisión del tribunal de alzada fue unánime y dio la orden a Gendarmería de tomar las medidas necesarias para “proteger la salud e integridad física” del machi.