El presidente electo Sebastián Piñera fijó su postura respecto al debate por la Ley de Identidad de Género, señalando que está a favor de avanzar en la legislación pero que el cambio de sexo o género no esté al alcance de niñas, niños y adolescentes.

“Nosotros sí somos partidarios de avanzar en una Ley de Identidad de Género, para que en casos como el de Daniela (Vega), que tienen lo que se llama ‘disforia de género’ -es decir, el sexo biológico con el que nacieron no coincide con su identidad de género- ellos puedan cambiar no solamente en forma registral su nombre y su identidad en el carné, sino que también sean aceptados por la sociedad como personas absolutamente meritorias y que tienen derecho a las mismas oportunidades que los demás”, sostuvo.

Sin embargo, en entrevista con el programa “Las Caras de La Moneda”, puntualizó que la discusión no está en tramitar la Ley de Identidad, sino “en qué momento”.

Piñera expuso su punto de vista respecto a la propuesta en menores de edad: “Yo creo que a un niño de cuatro años que tiene síntomas de disforia de género no debiéramos simplemente llevarlo y en forma muy rápida cambiarle su género o su sexo, porque eso puede ser prematuro y puede causar más daño que bien, y mucho menos contra la voluntad de sus padres, porque eso es lo que está en discusión”, argumentó.

Además, el Mandatario electo volvió a insistir en que “toda la evidencia médica muestra que la disforia de género puede evolucionar y que se define en la etapa de la pubertad, de la adolescencia. Eso dicen todos los estudios médicos. Por tanto, lo que nosotros creemos es que no hay que precipitarse en esta materia, porque podemos producir más daño”.

Piñera ejemplificó con el caso de la actriz Daniela Vega, sentenciando que dada su mayoría de edad “tiene pleno derecho a pedir lo que ella ha estado esperando por tanto tiempo, y si yo soy Presidente, le quiero decir a Daniela que vamos a hacer todos los esfuerzos para que no solamente en su caso, sino que de muchas otras personas en la misma situación puedan tener en forma legítima la identidad de género que ellos sienten que es su propia identidad”.

“¿Cómo le vamos a negar a una persona como Daniela, que nació con un sexo biológico, pero ella se siente con una identidad de género distinta, que pueda hacer ese cambio? Eso lo hemos pensado así siempre”, aseguró.