El estudio de la agencia Activa Research y Worldwide Independent Network of Market Research (WIN), aplicado a mujeres de 11 países de América, evidenció las percepciones que éstas tienen respecto a sus derechos, violencia de género y acoso sexual.

En este sentido, la encuesta evidenció que un 30% de las chilenas ha sufrido violencia de género (física o psicológica) en el último año y un 39% afirmó haber vivido acoso sexual. Además, seis de cada diez mujeres en el país cree que sus derechos se respetan poco o nada (43%).

El análisis también reveló que las mujeres en Chile son las segundas que más han experimentado violencia de género en el último año y las terceras que más han vivido acoso sexual, en comparación a países como Argentina, Estados Unidos, Canadá, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Perú, Panamá y Paraguay.

La encuesta revela que las mujeres sobre 31 años se siente más vulneradas en sus derechos, mientras que la violencia de género y el acoso sexual afecta principalmente a las más jóvenes. De hecho, entre los 18 y 30 años, un 38% de las mujeres reconoció haber sido víctima de violencia de género en el último año, mientras que en el grupo de 46 años y más, la cifra baja a 23%. En el caso del acoso sexual ocurre lo mismo.

Lorena Astudillo, abogada de la Red Chilena Contra la Violencia hacia las Mujeres, explicó a La Tercera que las cifras no sorprenden. A la vez, argumenta que, a menor edad, existe más conciencia sobre los derechos y la identificación más clara de acciones de violencia y acoso.

“A las más grandes les cuesta reconocer hechos de violencia o acoso, de alguna manera, por la experiencia que tienen, la violencia está más naturalizada, muchas siguen asociando violencia solo con la pareja, pero no es así. Se tiende a minimizar estos hechos, a creer que hay que resistir. También está el factor vergüenza. Las mujeres más jóvenes acusan más, no están dispuestas a soportar, identifican la violencia y el acoso y lo verbalizan“, argumentó.

También hay un factor de cambio de mentalidad en las más jóvenes: “Sienten menos percepción de ventajas con los hombres, se ven más iguales y tienen más conciencia de violencia, por lo que se sienten más atacadas también”, explicó la directora del Centro de DDHH de la Universidad Diego Portales, Lidia Casas.