Roberto Audano, el hombre de 70 años que confesó haber asesinado de un disparo a su ex pareja Concepción Arregui, fue trasladado este viernes a la Penitenciaría de Mendoza, donde permanecerá en prisión preventiva.

La chilena se encontraba desaparecida desde hace unas semanas y era buscada intensamente por la policía y su familia. Sin embargo, el caso dio un gran vuelco luego de que Audano confesara el crimen de la mujer, prima de la actriz Carolina Arregui.

Ambos eran pareja desde hace cinco años, el mismo tiempo que la mujer llevaba viviendo en Luján de Cuyo, Argentina.

Según han anunciado algunos medios, Audano podría solicitar prisión domiciliaria, una opción contemplada en la legislación argentina, aunque no de cumplimiento automático.

Por estos días, la policía, personal de Bomberos y buzos especializados continúan en la búsqueda del cuerpo de la mujer en el sector de Potrerillos para repatriarlo a Chile, una localidad ubicada sobre la cordillera de los Andes donde el hombre aseguró haber arrojado los restos de Arregui.

El lugar es complicado debido a que cuenta con aguas profundas, mucho barro, además de diversas plantaciones y viviendas que quedaron sumergidas tras la construcción del embalse.

Los voceros de la familia han entregado detalles de la relación entre Aguirre y Audano, asegurando que estaban en un proceso de separación que parecía resolverse en buenos términos: “Nunca nos habló de violencia. Estaba pasando por un momento difícil pero nunca hubo una alerta”, manifestaron.

El fiscal Gonzalo Nazar señaló que el hecho no se ha calificado como femicidio porque, aunque la relación de pareja estaba acredita, no se ha acreditado “por lo menos hasta ahora -y esto no quiere decir que en lo sucesivo puede haberse modificado- que la haya asesinado por el hecho de ser mujer o al amparo de una relación de superioridad varón-mujer”.