Durante la noche del jueves, personal del Laboratorio de Criminalística de Carabineros (Labocar) realizó peritajes en la casa de un amigo de Fernanda Maciel, la joven de 21 años que desapareció el pasado 2 de febrero en Conchalí.

Los uniformados llegaron hasta una casa ubicada en las cercanías del hogar de Maciel, donde vivía su amigo cercano. Tras más de 27 días sin conocer su paradero, crece la preocupación sobre la joven mantenía un embarazo de aproximadamente 8 mees al momento de su desaparición.

Al registrar el domicilio, los funcionarios de Labocar encontraron plantas de marihuana, por lo que el joven quedó detenido por infracción a la ley 20.000 y fueron incautadas dos matas de cannabis. Posteriormente, los efectivos realizaron una excavación en el antejardín de la casa, donde el amigo de Maciel aseguró haber enterrado a un perro.

Sin embargo, en el lugar sólo se habrían encontrado restos de un animal enterrado hace una semana. Los antecedentes hasta el momento señalan que, el mismo día que desapareció, Fernanda se encontraba molesta con su pareja y también habría sostenido una discusión con su madre.

Durante el pasado 15 de febrero, la familia recibió un mensaje solicitando 15 millones de pesos para que Maciel fuera liberada. Por otra parte, la pareja de la joven declaró por un episodio de violencia intrafamiliar en su contra, registrado en enero pasado, donde Fernanda decidió no denunciar y fue atendida en el Hospital San José.