El poeta y médico haitiano, Jean Jacques Pierre-Paul, se ha convertido en un portavoz de los migrantes en Chile.

El escritor se hizo conocido tras escribir un poema sobre Joane Florvil que alcanzó gran difusión en la redes sociales. De esta manera, se ha posicionado como un actor dentro del debate de la migración en nuestro país.

Para él, la discriminación que se da en el país es una lucha entre oprimidos debido a que todas las sociedades, incluida la chilena, están basadas en la explotación del hombre por el hombre.

 “Todos tenemos un punto en común, que es un trauma, histórico, y este trauma tenemos la tendencia a reproducirlo, a desplazarlo, muy pocos en la sociedad tenemos el valor de enfrentarlo y superarlo. Preferimos desplazar este trauma histórico a otro. Entonces te vas a dar cuenta que se trata de oprimidos que oprimen a oprimidos. Si miras bien, hay más oprimidos oprimiendo a oprimidos en Chile, que opresores oprimiendo a oprimidos. Estamos más ante una pelea de oprimidos”, afirmó el poeta a Algarrobo al Día.

Según Pierre-Paul, no se ha dado un debate de manera apropiada sobre la inmigración en Chile. “No hay debate serio. La mayoría de la gente solo reproduce. Pueden ser mensajes que inciten al odio. Y los que reproducen a veces tienen dos objetivos: apoyar de forma cobarde, decir “él lo dijo, yo no fui”, o decir “mira lo que dijo fulano”, pero sin condenarlo. Entonces estas prácticas empiezan a reproducir algo con contenido odioso sin reflexionar”, sostuvo.

“Hagamos un debate, hablemos del problema de los migrantes, no hablemos de problemas de colores, de haitianos, colombianos. ¿Por qué hay haitianos durmiendo en la calle? ¿Por qué hay venezolanos, peruanos durmiendo bajo un puente, desde mucho antes que nosotros? Ese es el debate: ver en qué condiciones llegan y viven los migrantes. Ese es el debate que tiene que hacer Chile. ¿No puedo ofrecer nada a los haitianos? ¿Qué hago con ellos? ¿Puedo ofrecerles lo que buscan?”, agregó.

El médico cuenta que lo han sindicado como alguien de “izquierda” por exigir un trato justo para sus compatriotas.

“No sé qué es tener ideas de izquierda, porque si tú hablas ideas de justicia, condenas la represión, parece que ningún ser humano puede pedir una sociedad justa sin ser de izquierda. Si eso es ser de izquierda, yo feliz voy a ser de izquierda. La izquierda chilena nos ha traicionado. Bachelet pudo llegar a ser uno de los mejores presidentes de Chile si no hubiera fallado en dos cosas. Podrían ser tres, con la educación, que es algo muy complejo, además ahí al menos lo intentó. Hay dos cosas donde ni siquiera lo intentó. Primero, la migración. Bachelet, cero por corregir los problemas de la migración, cero, yo no sé si fue intencional o por no poder. Segundo, la corrupción”, opinó.