Cuestionados en sus países y bienvenidos en Chile. Dos de los presidentes más polémicos de Latinoamérica asistieron a la ceremonia de cambio de mando y nadie reclamó.

La presencia del presidente Brasileño Michel Temer y de su par Hondureño, Juan Orlando Hernández (JOH), no generó el mismo recelo que causó la invitación a Nicolás Maduro al acto donde Sebastián Piñera volvió al poder.

Cabe recordar que Temer llegó a la presidencia tras el golpe de Estado parlamentario en contra de Dilma Rousseff en agosto de 2016, y en este minuto goza de una baja popularidad en su país, además de que el año pasado enfrentó cargos por corrupción que casi lo hacen abandonar el poder.

Por su parte, Juan Orlando Hernández, se encuentra cuestionado en su país luego del escándalo de las elecciones presidenciales, que se realizaron el 26 de noviembre del año pasado, donde se denunció que existió una manipulación de los registros de votación para beneficiarlo. A pesar de la polémica, JOH asumió su segundo periodo en enero de este año.