El primer día de la administración de Sebastián Piñera debutó con una esperada decisión: La salida del cuestionado general director de Carabineros, Bruno Villalobos.

Durante su mandato al frente de la institución policial, Carabineros bajó radicalmente en su apoyo en la ciudadanía, principalmente debido al mega fraude de -hasta ahora- 26 mil millones de pesos y el escándalo de la Operación Huracán, en el que una serie de funcionarios de Inteligencia -incluido el general Gonzalo Blu- son acusados de elaborar montajes para culpar a conocidos dirigentes mapuche de una serie de atentados incendiarios en el sur del país.

La situación no daba para más con Villalobos, quien presentó su renuncia ante el nuevo presidente Sebastián Piñera en el saludo protocolar que le dio en La Moneda.

En su reemplazo, asumirá Julio Pineda Peña, quien se desempeñaba como subdirector de la institución. En su historial, hay más de un episodio cuestionable.

“Dar vuelta la página”

Fue Flavio Echeverría, acusado de ser el líder del grupo criminal que operó al interior de Carabineros para el millonario desfalco del “Pacogate”, quien apuntó con el dedo al nuevo general director: “Yo creo que el general Blu y el general (Julio) Pineda también sabían de otros nombres, por eso no hablé con el general director”, dijo en su declaración al fiscal Eugenio Campos.

Tres meses después de ser nombrado por Echeverría, el general Pineda dio un discurso en una ceremonia de egreso en la Escuela de Carabineros, donde tocó el tema del mega fraude: “Es menester dar vuelta la página, despercudiéndose de todos los daños que la amoralidad e inmoralidad de unos pocos (…) nos produjeron con tanto desdén y menosprecio”.

Pineda, además tiene otro episodio en su historial: Fue el encargado de Carabineros de investigar el ataque que recibió el estudiante Rodrigo Avilés por parte de un “Guanaco” de Carabineros.

El hoy general director se desempeñaba como jefe de la V Zona y sin duda recuerda los incidentes del 21 de mayo de 2015 como los más difíciles de su gestión.

Avilés estuvo dos meses hospitalizado producto del golpe del chorro del “Guanaco”. “No habría participación de Carabineros. Los antecedentes que tenemos es que fue una caída de la persona sola”, dijo Pineda, pese a los registros que mostraban cómo se impactó directamente el cuerpo del estudiante.

El general nunca se comunicó con los padres del joven estudiante y el carabinero que manejaba el carro, el sargento Manuel Noya, terminó desvinculado de la institución.

Antes, Pineda enfrentó otro problema en la V Zona, cuando en diciembre de 2012 tres carabineros denunciaron al coronel Luis Roa de acoso sexual.  Tras la investigación, se confirmaron las denuncias, pero lo llamativo es la sanción: Tres días de “arresto con servicio”  (no salir del cuartel tras la jornada) y un traslado a la Región Metropolitana.

Antes de asumir con general director subrogante, Pineda había quedado a cargo de la investigación interna tras el escándalo de la Operación Huracán. Las únicas medidas -hasta ahora- han sido el llamado a retiro a una serie de cabos de Labocar.