Susana Tonda Mitri es el nombre de la ejecutiva que Sebastián Piñera eligió –tras tres meses que tuvo para planificar el equipo que lo acompañará en su gobierno– como el nuevo rostro que estará a la cabeza del Servicio Nacional de Menores (Sename), y como sucesora de la saliente Solange Huerta.

Sin embargo, como uno de los primeros incidentes de comienzo de gobierno, el nombramiento tendrá que esperar y no podrá realizarse esta semana, como estaba planificado, ya que Tonda no puede asumir el cargo porque no posee nacionalidad chilena.

De 63 años y ex directora ejecutiva del Hogar de Cristo, Tonda lleva más de 50 años de residencia en Chile, sin embargo, aún conserva su nacionalidad argentina. El trámite, que comenzará a desarrollar este lunes, tardará alrededor de una semana, y por mientras, la ejecutiva se dedicará a “la asesoría presidencial en materias de infancia”, según detalla un comunicado de la Dirección de Prensa de la Presidencia. En tanto, quien dirigirá la institución de forma subrogante será el jefe jurídico del Sename, Osvaldo Soto

Tonda es ingeniera comercial con mención en administración de empresas de la Universidad Católica y ha sido una ejecutiva de confianza de Sebastián Piñera desde finales de los años ochenta. De hecho, se desempeñó como gerente general de Bancard, holding que agrupas las sociedades del presidente y años después se convirtió en representante de Piñera en la plana ejecutiva de LAN. También integró los directorios de Ripley, como representante de AFP Capital, del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, Embotelladora Andina y de AFP Cuprum.

En su primer discurso desde el balcón de La Moneda como presidente en ejercicio, Piñera llamó a todas las fuerzas políticas a llegar a un acuerdo nacional por la infancia, y anunció una serie de modificaciones como el reemplazo del Sename por dos nuevos servicios: uno destinado a los menores infractores y otro para niños vulnerables.

De este modo, Tonda será la encargada de implementar dicha reformulación, de la institución en que 1.313 niños y adolescentes han perdido la vida en los últimos 11 años, y de liderar la auditoría “inmediata” ordenada por Piñera, que tiene como propósito conocer “la situación de nuestros niños y crear un moderno sistema de información y evaluación de la calidad de la atención que reciben, y así garantizar mejor su seguridad, integridad y salud física y mental”