Con afiches pegados en las calles de Santiago, Londres 38 recuerdó y denunció la impunidad que ampara los crímenes de los detenidos desaparecidos que se registran en el ex centro de tortura de la DINA durante la década de los ’70. A su vez, interpelan al nuevo mandatario, Sebastián Piñera, a asumir la deuda pendiente con estos casos y con la verdad del destino de miles de desaparecidos a lo largo del país.

Junto al lema “Toda la verdad, toda la justicia”, los afiches exhiben los rostros de detenidos desaparecidos en colores vivos. Las fotografías son 98, número que corresponden a los desaparecidos registrados en Londres 38. Los carteles miran de frente y demandan al poder judicial a mantener presente la querella por el destino final de estas víctimas, realizada en diciembre de 2015.

“Los rostros que observan al transeúnte interpelan y exigen el cumplimiento de la deuda pendiente que tiene el Estado con las víctimas de la represión y con la democracia. Buscan que las nuevas autoridades de Gobierno velen por la verdad y la justicia, y no por el ocultamiento ni por actuar como ‘cómplices pasivos’ de estos crímenes de lesa humanidad”, señaló la organización.

Londres 38, es un espacio de memorias ubicado entre las calles Londres y París en Santiago Centro, en una casona que funcionó como centro de tortura y exterminio de la DINA durante los primeros años de la dictadura. También fue conocida como “Cuartel Yucatán” y fue recuperada por las víctimas, sus familiares y activistas de derechos humanos en 2007.