El movimiento estudiantil ya fija su agenda de cara al segundo gobierno de Sebastián Piñera y se ha planteado el desafío de estar “más vivo que nunca”. En este escenario, la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) se reunió a definir los lineamientos políticos con los que buscarán disputar sus demandas ante el Ministerio de Educación.

En la primera reunión estudiantil de cara al nuevo Gobierno, los estudiantes discutieron la idea de impedir el regreso al copago y a la selección en los colegios, además de atacar la lógica de admisión por calidad académica.

La síntesis de la sesión de la Confech, consignada por La Tercera, sentencia que “el ministro de Educación ha sido enfático en que volverá a aplicar la selección y el copago buscando devolver la “libertad de elección”, aprovechando el relato de que los padres se encontraban a la deriva de una tómbola”.

La idea de realizar cambios a la Ley de Inclusión de Bachelet es analizada por el ministro Varela: “Hay un tema que se ha detectado, que es la falta de consideración del sexo. Por ejemplo, en un curso de 40 personas puede quedar una niña y 39 niños. A todos nos gustaría que los cursos fueran equilibrados entre hombres y mujeres y ese es uno de los temas que hay que ver, si lo está capturando bien el sistema de selección nuevo”, explicó.

La llega del presidente Piñera a La Moneda se dio en medio de una manifestación estudiantil, en la que resultó detenido el presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile y vocero de la Confech, Alfonso Mohor. 

La protesta fue planeada como una especie de bienvenida de los estudiantes al Mandatario, con la idea de “plantearle que el movimiento estudiantil está más vivo que nunca y en etapa ascendente”, explicó Sandra Beltrami, presidenta de la Federación de la U. Arcis.

Además de pedir una reunión con el titular de Educación, Gerardo Varela, los universitarios ya fijaron la primera marcha estudiantil para la semana del 9 de abril.

Por su parte, el ministro Varela lamentó el inicio de la relación con los estudiantes: “Es una pena empezar así. Hay que respetar las urnas. Un 55% de los chilenos quiere un país más tranquilo, con diálogo, y el Presidente ha insistido a través de un gran acuerdo nacional, particularmente un acuerdo con la infancia. El énfasis que tenemos que tener en esta cartera es precisamente con los más pequeños, y por eso es una pena que la Confech no se suba al signo de los tiempos”.